lunes, 11 de febrero de 2013

GUERNICA FUE RESPONSABILIDAD DEL EJÉRCITO FASCISTA ESPAÑOL

Afortunadamente para la historiografía de la Guerra Civil existen historiadores de la talla de Ángel Viñas. Podrán salir muchos moas o vidales intentando  falsificar la historia a favor del franquismo. Podrán salir sí, pero mientras existan los historiadores de la verdad nunca ganaran el combate por la historia.

Dicen que la Guerra Civil es agua pasada, craso error, a tenor por la obras publicadas podemos constatar que todavía es un tema candente que desata pasiones. La LMH y la ARMH también han puesto de manifiesto esta situación. Una gran asimetría había en cuanto a la memoria de los perdedores. Asimetría que se está intentando paliar a pesar de la feroz oposición de toda la derecha: la extrema y la supuesta liberal.

Ángel Viñas ha publicado un artículo anunciándonos la llegada de un trabajo la ACTUALIZACIÓN de La destrucción de Guernica de Herbert R. Southworth, que aparecerá próximamente en la editorial Comares. El encargado de esta actualización es el propio Viñas, en breve podemos adquirirlo y seguiremos sorprendiendo del esfuerzo titánico del franquismo y del neo franquismo por lavar la cara de unos criminales de guerra. En Alemania estarían encarcelados y me estoy refiriendo por supuesto a los que hacen apología del franquismo y niegan la matanza fundacional.


ARTÍCULO POR ÁNGEL VIÑAS

GUERNICA, GUERNICA. Contra la explicación neofranquista, el bombardeo pretendía destrucciones masivas


Este es el título de la edición en inglés, aparecida en 1977, de una obra clásica del historiador norteamericano Herbert R. Southworth. Recuerda el grito implícito en el famoso cuadro de Picasso. La edición española está agotadísima. En Iberlibro únicamente he visto disponibles tres ejemplares. Nada en Amazon.es.

Southworth destruyó sistemáticamente el denso entramado de mentiras sobre uno de los mitos estructurales del franquismo. Su análisis constituye una lección de historia y de crítica histórica ejemplar. Ha vuelto a impresionarme en el momento de preparar una edición revisada y ampliada.

En esta labor he constatado de nuevo cómo los historiadores neofranquistas han hecho y hacen todo lo posible por ningunear y/o desprestigiar a Southworth. Incluso un ilustre académico de la Historia que incide a la vez en grotescos errores de principiante. Un piadoso exministro entona preces al Señor por el alma de Southworth, pero continúa encastillado en el disparate. Un eminente historiador militar, que dice haber dedicado cuarenta años al tema, provoca rubor. Las obras de tan connotados autores pueden adquirirse fácilmente.

En realidad, ni han recuperado la verdad de los hechos ni lo que hay detrás de ellos. No se han adentrado en la evidencia primaria de época, y en especial en la relevante. Han ofuscado con mucha que o no es relevante o es de calidad harto dudosa. Un truco volatinero. Han abandonado alguno de los postulados franquistas más absurdos (Guernica la volaron los propios vascos). Mantienen enhiestos los reductos: hubo muy pocos muertos; el mito de Guernica lo crearon los republicanos; el “mando nacional” no tuvo que ver nada con el bombardeo. Los culpables fueron los alemanes que actuaron según su libre albedrío.

Ha sido la investigación académica (María Jesús Cava, Carmelo Garaitaonandía, José Luis de la Granja, Morten Heiberg, Xabier Irujo, Manuel Ros Agudo, Stefanie Schüler-Springorum y, modestamente, quien esto escribe) la que ha sacado a la luz el tipo de evidencia necesaria y suficiente para enterrar los mitos de Franco y sacar las vergüenzas a sus denodados defensores.

La propaganda franquista batió todos los récords de fantasía y denigración
Es difícil tener aprecio por la calidad científica y el contenido empírico de su historiografía. La puesta al día de la obra de Southworth ha excedido, sin embargo, todo lo que había visto y comprobado hasta el momento: la más tosca manipulación de la evidencia, la tergiversación documental, la cita amañada de la literatura secundaria y la desfiguración de las obras de los autores discordantes son rasgos consustanciales de tales especialistas y divulgadores, españoles o ¡ay! también de algún que otro extranjero, catedrático emérito de una Universidad norteamericana.

En breves palabras. Lo que en los últimos tres o cuatro años ha salido a relucir en alemán o en español es lo siguiente:

El contingente aéreo germano (Legión Cóndor) estuvo plenamente insertado, en cuanto dio comienzo a sus hazañas bélicas en España en noviembre de 1936, en los planes operativos de las fuerzas franquistas. De este nivel fue ascendiendo al táctico y al estratégico. En la campaña de Vizcaya, la interdependencia entre uno y otras alcanzó un elevadísimo grado de información, comunicación y control.

Se conservan documentos que lo demuestran con respecto a los generales en jefe de los Ejércitos del Sur (Queipo de Llano) y del Norte (Mola) para la conexión con las fuerzas de tierra. También, y de manera permanente, con el general Kindelán, jefe del Aire. Que Franco lo ignorase no es creíble. Uno de sus hombres, el coronel Juan Vigón, estuvo en el centro del dispositivo en el Norte.

En esta campaña, la aviación alemana se supeditó a las instrucciones de Mola y Kindelán. Arrojó octavillas anunciando arrasamientos, intervino en apoyo del avance en tierra sustituyendo a veces a la artillería y, no en último término, bombardeó ciudades. La afirmación solemnísima de un reputado general de aviación español de que esto se hizo en contra de instrucciones formales de Franco es un mero brindis al sol.

El bombardeo del 26 de abril de 1937 se hizo con propósitos de destrucción masiva. No fue para triturar un puentecillo de piedra (que resultó indemne) que enlazaba el núcleo urbano con el barrio de Rentería salvando el río Oca. Esta fue una intoxicación ulterior. Sobre Guernica se lanzaron exactamente 31 toneladas de bombas (mezcla de explosivas e incendiarias), amén de incontables bidones de gasolina. No lo digo yo. Es lo que informó, un mes después, el teniente coronel Wolfram von Richthofen, jefe de Estado Mayor de la Cóndor, a sus superiores en Berlín.

La creación del mito sobre la autoría vasca fue un reflejo inmediato, de corte pavloviano, del propio Franco para contrarrestar el efecto que en el extranjero pudieran tener las acusaciones del lehendakari José María Aguirre contra aviadores alemanes al servicio de los rebeldes.

Tras su entrada en Guernica el 29 de mayo de 1937, los franquistas se dedicaron a eliminar la evidencia de la fechoría, que para entonces había saltado a la primera plana de numerosos periódicos de todo el mundo. Se amañaron las hojas de los registros o, simplemente, se arrancaron. Los alemanes hicieron desaparecer lo que quisieron, se ralentizó el desescombramiento. Es imposible saber a ciencia cierta el número de víctimas. Fijarlo en algo más de un centenar es el resultado de un proceder infame.

Por la dignidad de las víctimas y de la historia es preciso recuperar el pasado
La propaganda franquista batió todos los récords de fantasía, vituperación y denigración. Duró hasta el final mismo del régimen, aunque ya agrietada. Su análisis constituye el núcleo de la obra de Southworth. Esta necesitaba ampliarse a una referencia, siquiera somera, de sus secuelas en la España de nuestros días, es decir, desde que en Guernica se levantó un inmenso clamor popular en abril de 1977 para aclarar la cuestión de las responsabilidades.

Es necesario comparar el comportamiento de los Gobiernos de la República Federal de Alemania con el de los españoles. Hoy puede hacerse porque en Berlín ya se han desclasificado los documentos de aquellos primeros años transicionales. Ello no obstante, debemos ser modestos. En fecha indeterminada se pusieron en marcha los temibles bichitos fibrófagos que solían pulular por los archivos españoles. Los documentos directamente relacionados con Guernica han desaparecido en gran medida. Una casualidad.

La desaparición, sin embargo, no ha sido total. Por fortuna quedan muchos que arrojan luz indirecta, y en ocasiones, casi directa. Quienes expoliaron los archivos no siempre sabían alemán. Se conserva algún que otro documento redactado en este idioma, pero traducido “creativamente” para acordarlo con los mitos franquistas. Al leer la traducción, los eliminadores se guiaron por ella y menospreciaron la versión original. Siempre hay alguien que mete la pata.

La tergiversación no se hizo en España únicamente. En la edición de bolsillo (Heyne-Bücher) de las memorias de uno de los ases de la Luftwaffe, Adolf Galland, que no participó en el bombardeo, se eliminó cuidadosamente todo lo que pudiese generar una mala impresión, incluida la referencia a los ensayos de la Cóndor con un napalm de medio pelo. La extrema derecha alemana sigue apartando el cáliz de Guernica.

Por la dignidad de las víctimas y de la HISTORIA es preciso recuperar el pasado y desenmascarar a quienes siguen desfigurándolo.



28 comentarios:

  1. ¡¡¡¡Bien!!!.
    ¡¡Anda que no vamos a ver la foto esta hoy!!!.....Esperemos que nunca, pero nunca, el odio de nadie vuelva a conseguir esta destrucción....sobrepasa cualquier razón.....destruye cualquier razón.
    ¡¡¡Muy listo!!!

    ResponderEliminar
  2. Un saludo a todos después de unos días de no poder entrar.

    Yo pienso que a estas alturas de la película nadie que esté en su sano juicio puede decir que "fueron los vascos". Es obvio que no. Ahora bien, lo que también creo es que el bombardeo se magnificó, que durante la guerra hubo otros similares (v.gr. Cabra). En alguna ocasión he leído que los alemanes fueron un poco por libres, ya que no olvidemos que nuestra guerra venía a ser un ensayo para ellos de lo que se avecinaba; no sé hasta qué punto será verdad.

    Eso sí, curiosos algunos personajes como Sir Winston Churchill, muy crítico con Guernica pero cómo bombardeaba el tío Berlín un día sí y otro también...objetivos civiles por supuesto.

    Como ha dicho Arameo, que el odio nunca más nos lleve a sucesos similares. Educación, respeto, tolerancia, sentido del humor, sexo diario...quizáas sean recetas que nos alejen de (in)civiles discordias.

    ResponderEliminar
  3. Primero le echaron las culpas a los vascos de haber incendiado la villa, luego culparon a los alemanes pero la realidad es que el ataque nunca se hubiera llevado a cabo si los mandos nacionales no hubieran estado de acuerdo.

    Más tarde dijeron que Guernica era un objetivo militar pero el cerdo de Goering reconoció en el proceso judicial que llevaron a cabo los aliados contra los prebostes nazis,en Nuremberg, que los nazis efectuaron los bombardeos como ensayo de lo que habría de ser la guerra mundial. Es decir, seres humanos masacrados con una finalidad experimental.

    En la actualidad los revisionistas como el indeseable de Moa se dedican a reducir el número de víctimas con el "rigor" acostumbrado.

    ResponderEliminar
  4. Bien, el de Cabra es uno delos bombardeos más terribles que se le achacan al gobierno de la República. podía excusarlo pero no, no lo haré. dicen que las víctimas del bombardeo de Cabra son un poco más numerosas que las de Guernica. Fijaros en las imágenes, una ciudad totalmente destruida y tan sólo unas 180 personas más o menos como en Cabra. Sobre Guernica se lanzaron 31 toneladas de bombas y algunos bidones de gasolina según informó el coronel Wolfram von Ritchthofen ¿Y sólo murienon un poco más de cien personas? Eso no se lo cree ni Ricardo de la Cierva.

    Viñas a escrito

    "Tras su entrada en Guernica el 29 de mayo de 1937, los franquistas se dedicaron a eliminar la evidencia de la fechoría, que para entonces había saltado a la primera plana de numerosos periódicos de todo el mundo. Se amañaron las hojas de los registros o, simplemente, se arrancaron. Los alemanes hicieron desaparecer lo que quisieron, se ralentizó el desescombramiento. Es imposible saber a ciencia cierta el número de víctimas. Fijarlo en algo más de un centenar es el resultado de un proceder infame". Y ahora el neo franquismo sigue esa labor de enmascara las fechorías franquistas. Ni iban por libre ni murieron tampocos.

    ResponderEliminar
  5. No digo que no, Juan Antonio, de hecho desconozco las cifras de muertos en Guernica; parece que hoy día, con los datos de que disponemos, todo apunta a que no fueron más de 200 personas. Y es una auténtica barbaridad, faltaría más y con independencia de que murieran 200 ó 2000. Lo que yo he querido decir es que Guernica se ha convertido en un símbolo, por Picasso, porque es el País Vasco o por lo que sea. Estoy convencido de que nuestra juventud ni sabrá dónde está Cabra y que dicho bombardeo (absurdo también y en el que murieron casi todos civiles, ya que no había ningún frente allí).

    Y conste que soy de los que piensa que Truman fue un genocida por lo de Hiroshima y Nagasaki.

    ResponderEliminar
  6. Si me permitís que cambie el tercio, quería comentaros que hay un hecho que me llama poderosamente la atención. Echando un vistazo a la prensa, ni el diario de Pedro J. ni el de Cebrián tienen una línea del asunto de la "lista de Bárcenas". ¿Se retractan, se echan para atrás?

    ResponderEliminar
  7. En bombardeos sobre ciudades desmilitarizadas tienen el record mundial las democracias europeas. Hamburgo y Dresde, más de 30 mil muertos civiles en cada una de las ciudades. Hiroshima, 140 mil muertos civiles, Nagasaki, 70 mil muertos civiles, y destrucción absoluta. Cuando el odio se desata no existe la democracia, existe el odio. Mejor no hablemos de genocidios, porque no se libra ni el tato.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Siniestra,

    Desde el asco y la repugnancia que uno puede sentir ante el nazismo y lo que supuso, es obvio que de haber sido otros los vencedores, otros también habrían sido los que se habrían sentado en Nuremberg. Y acusados de crímenes de lesa humanidad.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Totalmente de acuerdo con Siniestra.

    Tenemos un caso más o menos reciente, la guerra de Irak. Los responsables de la masacre sobre la población iraquí no van a rendir nunca cuentas ante la justicia. Entre otras cosas porque los norteamericanos no reconocen al Tribunal Penal Internacional.

    Asi son las cosas. Generalmente se juzgan los crímenes cometidos por los perdedores.

    ResponderEliminar
  10. Así es De Frente. Y no olvidemos que hoy día se supone que la paz mundial la garantiza no la ONU, sino un organismo de la misma llamado Consejo de Seguridad, único que puede tomar decisiones vinculantes y con cinco miembros permanentes (uno de ellos los USA, por supuesto). En fin, que el que quiera alterarse puede profundizar en el tema.

    ResponderEliminar
  11. Pues sí, siniestra tiene más razón que un santo, pero el artículo de Ángel Viñas y el libro de Guernica no trata de quien bombardeó más a la población civil. Trata de las mentiras que se inventaron y se siguen inventando para maquillar la destrucción de una localidad y de la vida humana. No muy tranquila tendrían la conciencia cuando negaron lo evidente y se ha puesto tanto empeño en tapar lo ocurrido en la famosa localidad del país Vasco.

    ResponderEliminar
  12. Juan Antonio, los soviéticos acusaron a los nazis de las fosas de Katyn y otras barrabasadas. Los yanquis siempre negaron los campos de concentración de ciudadanos estadounidenses de origen japonés, alemán,italiano, etc, que existieron en EEUU. El gobierno de la II República tergiversó los sucesos de Casas viejas y se negaron sistematicamente las matanzas de Paracuellos. El PSOE siempre negó la autoría en la creación de los GAL. Cuando se cometen actos execrables, todos intentan ocultarlos, todos, es condición humana. Si Ud. quiere ser tuerto voluntariamente, y creer que la maldad está en un lado y la bondad en otro, allá Ud.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Los sovieticos ya no niegan las fosas de Katyn. Tengo un documental muy bueno sobre la II Guerra mundial que nos habla de la vergüenza de esos campos de concentración de estadounidenses con ascendencia japonesa. El Gobierno de coalición republicano socialista no tergiversó nada, hay un libro muy bueno que se ha leído nuestro amigo Coyote al respecto. Ningún socialista puede negar la implicación del PSOE en los GAL. No olvidemos que hay setencias enfirme:

    José Barrionuevo, Ministro de Interior, por secuestro y malversación de caudales públicos, a 10 años de prisión y 12 de inhabilitación absoluta.
    Rafael Vera, Secretario de Estado para la Seguridad, por secuestro y malversación de caudales públicos, a 10 años de prisión y 12 de inhabilitación absoluta.
    Ricardo García Damborenea, Secretario general del PSOE en Vizcaya, por secuestro, a 7 años de prisión y 7 de inhabilitación.
    Francisco Álvarez, Jefe de la Lucha Antiterrorista, por secuestro y malversación de caudales públicos, a 9 años y seis meses de prisión y 11 de inhabilitación.
    Miguel Planchuelo, Jefe de la Brigada de Información de Bilbao, por secuestro y malversación de caudales públicos, a 9 años y seis meses de prisión.
    José Amedo, Subcomisario de la policía, por secuestro y malversación de caudales públicos, a 9 años y seis meses de prisión.
    Julián Sancristóbal, Gobernador civil de Vizcaya, por secuestro y malversación de caudales públicos, a 10 años de prisión y 12 de inhabilitación absoluta.
    Michel Domínguez, Policía, por cómplice del delito de secuestro, a 2 años, cuatro meses y un día de prisión, y a inhabilitación por el mismo tiempo.
    Enrique Rodríguez Galindo, General de la Guardia Civil, por detención ilegal y asesinato de Lasa y Zabala, a 75 años de prisión y a inhabilitación.60 ,61
    Ángel Vaquero, ex Teniente Coronel de la Guardia civil, por detención ilegal y asesinato de Lasa y Zabala, a 69 años de prisión y a inhabilitación.60
    Julen Elgorriaga, ex Gobernador civil de Guipúzcoa, por detención ilegal y asesinato de Lasa y Zabala, a 71 años de prisión y a inhabilitación.60
    [editar]Valoración y actitudes.

    Por aquella época Aznar a Garzón se le tenía como un héroe.

    ResponderEliminar
  14. He de decir que el libro al que se refiere Juan Antonio y que él mismo me recomendó: "Casas Viejas. Crónica de una ensidia", está realmente bien y mira que la primera página me echó para atrás cuando ponía que uno de los miembros del jurado era Miguel Ángel Aguilar. Para ser preciso he de decir que no me he terminado el libro aún y no por falta de ganas, sino de tiempo. Me he leído todo lo relativo al primer juicio y ahora voy por el segundo, en el que tuvieron que declarar Azaña, Casares y el Director de Seguridad cuyo nombre no recuerdo. Gran libro, no así el de Azaña de Santos Juliá.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Juan Antonio. Una vez demostrados los hechos, no hay Dios que pueda negarlos, paro hasta ese momento todos han negado lo que era meridinamente transparente.
    Manuel Azaña dijo el 2 de febrero de 1933 en su intervención ante la Cámara:
    No se encontrará un atisbo de responsabilidad en el gobierno. En Casas Viejas no ha ocurrido, que sepamos, sino lo que tenía que ocurrir. Se produce un alzamiento en Casas Viejas, con el emblema que han llevado al cerebro de la clase trabajadora española de los pueblos sin instrucción y sin trabajo, con el emblema del comunismo libertario, y se levantan unas docenas de hombres enarbolando esa bandera del comunismo libertario, y se hacen fuertes, y agreden a la Guardia Civil, y causan víctimas a la Guardia Civil. ¿Qué iba a hacer el Gobierno?
    Nosotros, este Gobierno, cualquier Gobierno, ¿hemos sembrado en España el anarquismo? ¿Hemos fundado nosotros la FAI? ¿Hemos amparado de alguna manera los manejos de los agitadores que van sembrando por los pueblos este lema del comunismo libertario?
    ¿Eso no es negar las responsabilidades en la autoría de los hechos?.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Suma y sigue...
    Cuando un malhechor comete un delito es obvio que en su derecho a la defensa casi siempre negará su culpabilidad. Largo Caballero negó su implicación en la REvolución de octubre y después de 13 meses de cárcel cuando se celebró el juicio salió absuelto por falta de pruebas. Sin embargo hoy en día ningún historiador solvente puede negar su implicación. Arostegui en su últimaobra deja constancia de ello. Nadie niega las chekas la masacre de religiosos, las barbaridades en la retaguardia gubernativa.

    Sobre las Matanzas de Paracuellos ningún historiador serio puede negar la evidencia. Leches, si construyeron un campo santo que nos lo recuerda continuamente.

    Sin embargo el neofranquismo sigue negando lo que hace ya tiempo se dejó claro. Por eso tienen que salir nuevas obras volviendo a dejar claro lo que ya era evidente. Hay una maniobra de manipulación y tergiversación para maquillar la actuación de Franco en la Guerra Civil en el intento de Golpe de Estado, en la represión y durante la Dictadura. Durante los ochenta recuerdo que nadie negaba, que los cuarenta años de dictadura fue una época oscura que no podría ni debería repetirse más. Ahora hasta hay quien lleva unabandera con el aguilucho en el salpicadero de su utilitario.

    La rebelión de los africanistas no tiene ninguna justificación lo mismo que la rebelión de octubre del 34. Solo que la revolución de otubre la República la controló con cierta facilidad, el ejército fue fiel al Gobierno, y el "Glorioso Alzamiento Nacional" produjo 500.000 muertos y derivó en 40 años de opresión dictatorial.

    ResponderEliminar
  17. Ya sabemos qué métodos han usado todos, quién empezó que, quién respondió y como, las posibles causas y las desgraciadas consecuencias. A ver si es verdad que la "experiencia" aunque sea la de especie, ayuda a que no se repitan .....Se repetirán si lo que no se transmiten son unos valores que calen de verdad en el sentir humano. Y una fuerza de voluntad que sepa encarrilarlos.
    Los responsables de crear y utilizar armamento atómico deberían haber sido juzgados, no me vale que "fue necesario" para evitar más muertes.
    Otro tema que ha aparecido hace poco son las "condiciones" en las que estaban los prisioneros a manos de los japoneses en algunas islas de dificil abastecimiento.....Y parece que la carne que comieron en alguna ocasión no era de otras especies animales.
    Recordar también los experimentos de diversa índole que se realizaron con seres humanos.

    ResponderEliminar
  18. Tano Ramos, ha dedicado cinco años de investigación a despejar las numerosas incógnitas y, sobre todo, a descubrir las grandes mentiras que se escondieron en los dos juicios sobre el caso, celebrados en la audiencia gaditana en 1934 y en 1935. "Existían muchas lagunas historiográficas, a pesar de la trascendencia política y judicial de Casas Viejas", comenta este periodista especializado en tribunales que se reconoce tímido y sorprendido por haber recibido uno de los premios de ensayo más prestigiosos de España, el Comillas de Historia, Biografía y Memorias que organiza la editorial Tusquets. "Entre las lagunas la más fundamental se refería a que el sumario del caso había desaparecido y solo pude conseguir una copia a través de la hija de Andrés López Gálvez, uno de los abogados de la acusación particular".

    A lo largo de la elaboración del libro El caso Casas Viejas. Crónica de una insidia Ramos descubrió que "era absolutamente falsa esa leyenda de que Azaña no había comparecido como testigo". "También pude averiguar que algunos de los defensores del capitán Rojas participaron en un complot para asesinar a Azaña, que había sido primer ministro y ministro de la Guerra en el periodo 1931 y 1933 y que en el momento de los juicios militaba en la oposición. Asimismo, he podido desmontar aquella teoría de que Azaña había ordenado que se sofocara la rebelión anarquista de Casas Viejas con tiros en la barriga a los sublevados. Las órdenes las dio el capitán Rojas, que fue finalmente condenado".
    ¿Cuál fue el error de Azaña? El error de Azaña fue no acabar de creerse la crueldad de la masacre de Casas Viejas". Una vez sale de su incredulidad envía a un militar y a un magistrado para que preparan sendos informes y aclaren lo sucedido. Azaña nunca entorpeció, sino todo lo contrario, la investigación".

    ResponderEliminar
  19. Una pregunta Juan Antonio, que yo aún no me he empezado el libro de Aróstegui: hoy que es noticia el tema del indulto de Zapatero al banquero don Alfredo, ¿no fue condenado Largo Caballero a 30 años de prisión por el Golpe de Estado del 34 y posteriormente indultado tras el triunfo del Frente Popular?

    Yo creo que Siniestra y tú venís a decir lo mismo: los vencedores siempre tergiversan la verdad. Lo que sí pienso, como he dicho al principio es que en mi opinión nadie pone en duda que el bombardeo de Guernica fuera como fue, no creo que nadie defienda a estas alturas que "fueron los vascos".

    ResponderEliminar
  20. Arameo, no había leido su comentario. Si que es casualidad que la foto del bombardeo de Guernica esté en dos blogs diferentes en el mismo día, aunque con dos finalidades diferentes. Una para dejar constancia de un pasado terrible y la otra avisando de un futuro no menos pavoroso.
    Abrazos múltiples.

    ResponderEliminar
  21. Que va Coyote fue detenido y enviado a prisión. El "listo" de Prieto salió por patas dirección a Francia. Cuando salió el juicio después de 13 meses salió absuelto su abogado fue Jiménez de Asúa.

    ResponderEliminar
  22. Coyote, la versión de una destrucción causada por explosivos colocados en tierra no se sostiene. Los daños estructurales ocasionados por cargas de dinamita u otro explosivo colocado son muy diferentes de los causados por bombas lanzadas desde aviones. La fotografía aérea de Guernica no deja ninguna duda de que la destrucción fue causada por un bombardeo.
    Abrazos múltiples.

    ResponderEliminar
  23. Ok. No ha habido un penalista como don Luis Jiménez de Asúa, así que Largo Caballero tuvo la mejor defensa. Yo tengo el Tratado de Derecho Penal y es una joya.

    En un libro que estoy leyendo ahora, plantean que dentro del PSOE podríamos distinguir una izquierda (Largo Caballero), un centro (Indalecio Prieto) y una derecha (Besteiro). Quizás sea rizar el rizo pero explica las diferencias que había en la época, muy diferente de la nuestra donde parece que los partidos políticos han salido del fascismo y han jurado fidelidad al líder.

    ResponderEliminar
  24. Bueno, siento esta ausencia tan prolongada, pero he estado dedicado a otra de mis pasiones, el antiguo Egipto, en concreto el estudio del idioma Copto, bueno después de esta salida de tema debo decir que me alegro que Viñas sea quien reedite el libro de Southworth, creo que su trayectoria le avala, su “En el combate por la historia” es una obra concisa que toca todos los temas candentes obre la Guerra Civil y el franquismo y es un contrapunto obligado al famoso “diccionario” de la Academia de las “des-historia”, de todas formas esperare a leerlo para emitir un juicio definitivo, ese y el del Fallecido profesor Arostegui.

    ResponderEliminar
  25. El libro de Southworth sobre Guernica es buenísimo. Tuve la suerte de leerlo hace ya algún tiempo y es impresionante con que maestría desmonta todas las mentiras del franquismo sobre el tema. Todo ello con una apabullante ristra de datos.

    Es altamente recomendable su lectura.

    ResponderEliminar

Aviso Legal
Este blog no se hace responsable de las informaciones y estudios que no sean veraces y que aparezcan en estas páginas. Intentamos verificar todo lo publicado para no faltar a la verdad. Esa es la línea que rige este blog, sabemos que nuestro esfuerzo puede no ser eficaz al 100 por 100, por eso en este blog está desabilitada la censura en los comentarios, para que puedan advertirnos de nuestro errores..

Debido a nuestra política de total libertad de expresión, no nos hacemos responsable de las posibles infracciones que puedan cometer nuestros colaboradores y participantes al dejarnos sus opiniones y sus artículos.

Los responsables del Blog Badajoz y la guerra (in) civil podrá estar de acuerdo o no con las opiniones de los colaboradores y de los participantes, debido a esto no se hace responsable de los perjuicios que puedan derivarse de los textos aquí reproducidos y de los comentarios de los usuarios.

Este blog es totalmente privado no dependemos de nadie y jamás no ha movido el ánimo de lucro, por favor se coherente con tus comentarios. Aquí no se ejerce la censura.