viernes, 31 de mayo de 2013

EN 1940 AÚN SE FUSILABA MUCHO EN BADAJOZ


ARTÍCULO POR ANTONIO ALFONSO HERNÁNDEZ

Si las cuentas no me fallan esta entrada hace la número cincuenta, número redondo, en mis colaboraciones en este blog. Desde aquí quiero expresar mi agradecimiento a Juan Antonio Cortés Avellano, no sólo por habérmelas publicado, sino también, por haberme dado toda la libertad del mundo a la hora de desarrollar los temas. Si las circunstancias lo permiten, seguiré humildemente realizando mis aportaciones.

Aún sin existir cifras definitivas en cuanto a la represión despiadada que se instaló en España tras la guerra civil, algunos especialistas estiman que no menos de 50.000 personas acabaron siendo fusiladas en el periodo comprendido entre 1939 y finales de los años cuarenta. Así, de esta forma, quedó meridianamente claro que el 1 de Abril del 39 no había llegado la paz sino la victoria, que es muy distinto. El apetito exterminador y vengativo de los que ganaron la guerra no cesó pues, cuando los fascistas hubieron alcanzado los últimos objetivos militares , tal como rezaba el último parte de guerra.


Para ilustrar un poco la situación de las cárceles españoles de entonces, atiborradas de presos políticos, me he decidido rescatar un interesante testimonio aparecido en el libro, LA GUERRA CIVIL EN EXTREMADURA. 1936-1986, publicado por el DIARIO HOY con motivo del cinquagésimo aniversario del comienzo de la devastadora guerra civil española. En él, el protagonista detalla la desgarradora experiencia que le tocó sufrir en la cárcel de Badajoz , cuando los fascistas aún fusilaban a diario a un buen número de personas.


He preferido respetar el testimonio de forma íntegra para que nos llegue más hondo el mensaje que desea transmitir . Es un pelín largo pero espero que me lo sepáis disculpar y que os resulte interesante.

LA REPRESIÓN AL TERMINAR LA GUERRA: FUSILAMIENTOS EN LA CÁRCEL DE BADAJOZ

Joaquín Aguirreche, represaliado vasco, estuvo preso en la cárcel de Badajoz en 1940. En este testimonio cuenta cómo era el ambiente en la misma y el destino de los condenados a muerte.Joirree, represaliado vasco, estuvo preso en la cárcel de Badajoz en 1940. En este testimonio cuenta cómo era el ambiente en la misma, y el destino de los condenados a muerte.

Ingresé en la cárcel de Badajoz el 31 de Enero de 1940. Llegué junto con un grupo de 45, que tenían de la de Orduña. Con estos compañeros de infortunio, que los tenían ya condenados a muerte, me juntaron en Castuera.

Al llegar , nos bajaron al patio, para el registro de nuestros miserables “ajuares” . Al rato me llaman desde la oficina, y era porque, entre mis cosas, había una lata de leche condensada y no estaba permitido tenerla. Se la vendí a un funcionario, y bajé de nuevo al patio.
 Estando en la escalera, se acercó a mí un funcionario, el cual, cogiéndome del brazo, de malos modos, me llevó adonde estaban los que habían venido conmigo, los condenados y me dijo que “allí era donde debía estar yo· . Aquello lo llamaban los veteranos la “línea Maginot” que era el lugar donde colocaban a los condenados a muerte, por falta de espacio en los calabozos. Esa primera noche la pasé allí, porque el funcionario me creyó también a mi condenado.
Cuando volví a recoger mis miserables bártulos, me encontré a un joven, casi niño, que me preguntó si yo era vasco Cuando supo que lo era, me cogió la mano muy fuerte y me dijo “Soy portugués. Me llamo Agripino. Vine voluntario a luchar por la República, por lo que me tienen condenado a muerte. Estuve en la cárcel de Ondarreta (San Sebastian) y estoy tan agradecido a los vascos, por lo bien que me acogieron los presos de allí, que allí donde encuentre uno, me encontrará a mi”-
Este amigo me proporcionó a otro, Andrés Grijota Lozano, y de este trio emanó una sincera amistad, que fue sellada con sangre. Primero, porque ese día, me fue dado contemplar, con horror e impotencia, cómo se llevaban a 19 hombres del grupo que llegó conmigo, y, después , por la ejecución de Andrés.
Este era sencillo, afable, cariñoso, simpático, y tenía una gran dosis de inteligencia que le hacía inmune a cualquier vanidad. Sabía estar donde se le necesitaba. Era humano, creedero y , a pesar de estar condenado a muerte, con él se podía reir, jugar, divertirse.
Todos los días, a la hora de pasar la “velada”, a la hora más triste, la de ser encerrado en el calabozo, a nuestro “ hasta mañana, si llegamos” y asi se iba este amigo, a sufrir el tormento de los condenados.
 El día 2 de Mayo, comunican a Agripino que le anulaban su consejo y que le trasladaban a Madrid, para responder de otras acusaciones más graves. ¡Cómo lloraba! “Prefiero que me maten aquí”. No quiero separarme de vosotros. Decía. Al final el traslado fue bueno para él. Pero ¿cómo prever entonces que sería para su bien?
era el más entero, el más persuasivo, y se esforzaba en convencerle de que aquello podía servirle para un final feliz. Y así fue , por fortuna.
La separación fue brutal. En nuestra incierta situación, era mucho lo que perdíamos con la marcha de Agripino. Andrés apenas tuvo tiempo de reponerse del golpe, porque 22 días después lo mataron.
 Por el momento yo no corría peligro. Pude lograr el “retraso” del consejo, gracias a las ayudas exteriores de María y Carmen Alba, a las que doy otra vez las gracias.
El 24 de mayo de 1940 fue el día de la ejecución de Andrés Grijota Lozano. A las 3 de la madrugada, me despierta la voz de uno cualquiera de los desgraciados que venían en cadena y que allí, en la Burreta, que era el nombre de nuestra celda, me llama desde la cancela del primer piso, para que me presentara allí.

Al despertarme, no me había dado exacta cuenta de lo que pasaba, sólo que tenía que presentarme en la cancela y que eran las 3 de la mañana. El miedo me hizo pensar lo peor. Yo no había pasado consejo. Tenía que haber una confusión.
Mientras me vestía, venían a mi mente un sinfín de pensamientos. ¿Qué si sentí miedo? No hay tiempo para eso. Es una sensación tan brutal, que te anonada y te insensibiliza. He visto a unos cuantos en esas circunstancias, y puedo asegurar que a ninguno he oído un lamento, pues sólo se tienen palabras para los hijos, los padres, la esposa. No hay sitio más que para el propio dolor.
 Cuando llegué a la cancela, al otro lado de la cual tenían amontonados a los condenados, vi a Andrés frente a mí, que me miraba con una sonrisa indefinible, con la que me decía “Amigo Joaquín, ha llegado mi hora”.
El suplicó al guardián que abriese la cancela, para despedirse de mí. Con un abrazo, fuertemente, le dije: “ Andrés, sé valiente. Otro día me tocará a mí” El me contestó intentando mostrarse alegre: “ No te preocupes, a ti no te matarán”
Andrés estaba un poco nervioso. No cesaba de hablar, como monologando. Dirigiéndose al guardián, decía “ No entiendes ustedes al pueblo y no lo entenderán nunca” No les interesa saber de sus dolores, de sus sacrificios” . A mí me dijo que le gustaría que conociese a su madre y a su hermana, y quería que les contara sus últimos momentos.
Fumamos el último cigarrillo juntos y de allí se fue mi buen amigo Andrés Grijota Lozano, de 24 años de edad, de Villanueva de la Serena, pelo negro, estatura regular, ojos vivos y de una inteligencia poco común. Corresponsal de prensa de Claridad, periódico socialista, y por cuya causa, como gran delito, fue ejecutado el 24 de mayo de 1940.
 Vista ya la evidencia de que aquel momento no era el mío, con el brutal golpe de la muerte de Andrés, tumbado en el suelo, lloré con una congoja de chiquillo. (LA GUERRA CIVIL EN EXTREMADURA, 1936-1986. Periódico Hoy)

El dato ofrecido por este testimonio en 1986, “ El 24 de mayo de 1940 fue el día de la ejecución de Andrés Grijota Lozano “ coincide plenamente con lo publicado en el imprescindible LA COLUMNA DE LA MUERTE de Francisco Espinosa Maestre.


En la página 352 del libro y en el apartado de los listados de fallecidos en Badajoz, aparece:

24/ 05/ 1940
José Castro Macías, 27 (Almendralejo)

Andrés Grijota Lozano, 24 ( Villanueva de la Serena)

Justo Rivero Pérez, 30 ( Salvatierra de los Barros)

Como podemos apreciar, a Joaquín Aguirreche se le habían quedado bien grabados los hechos ocurridos a pesar de haber transcurrido 46 largos años, coincidiendo absolutamente el nombre, la edad y la fecha del fallecimiento del corresponsal de Claridad, lo cual demuestra la veracidad plena de lo manifestado por el vasco.

Que fusilaran a 19 personas en un mismo día, demuestra el apetito exterminador que tuvieron los fascistas, aún cuando la guerra hubiera finalizado más de un año antes. Para que encima, haya todavía muchos indeseables que los defiendan.

Bien expresado queda por parte del maestro Espinosa Maestre en el libro que acabo de citar, la complejidad de saber algún día la cifra real de represaliados en Badajoz, por la escasez de inscripciones de fallecidos que realizaron los fascistas:

“ Si en Huelva , gracias a la Causa General, los Archivos Municipales y los ficheros de la Compañía Minera de Riotinto, la investigación logró devolver a la historia mil casos de personas nunca inscritas y la certeza de que fueron más de 2.500 los desaparecidos que nunca fueron inscritos, en éste de Badajoz, prácticamente con la Causa y algunas investigaciones locales, han sido cerca de 500. No exagero si digo que con lo que sabemos de la zona estudiada es muy fácil que estas 6.600 personas aquí relacionadas se duplicarán. De hecho, creo que sólo con las matanzas efectuadas en la ruta principal por las fuerzas africanas se alcanzarían cifras muy superiores a las que tenemos. LA COLUMNA DE LA MUERTE. Página 320.

Antonio Alfonso Hernández. 31 de mayo de 2013








21 comentarios:

  1. francisco pilo ortiz1 de junio de 2013, 14:49

    Esta entrada me ha causado algo de extrañeza, más que nada por que el autor del artículo se haya fijado precisamente en el año 1940 y titule de forma rimbombante que en 1940 aún se fusilaba mucha gente en Badajoz. En principio me ha causado, como digo, algo de extrañeza, porque no entiendo que sea tan escandaloso que en 1940, un año después de finalizar la guerra se fusilara a gente cuando cualquiera con un poco de idea sabe que dichos fusilamientos se prolongaron varios años más.

    Como por inspiración Divina se me ocurrió consultar el libro de Don Francisco Espinosa y he encontrado la solución al dilema, ya que, como se deja muy claro en varias entradas de este blog, es el no va más de la sapiencia de todo lo que pasó. Y, en efecto, he visto que a partir de 1940, pierde un poco el Norte y empieza a meter relleno con nombres de personas que aunque registradas en Badajoz fueron fusiladas en diversos pueblos. No hacía falta meter relleno porque entre 1941 y 1945 se fusiló en esta ciudad a un buen número de personas cuyos nombres figuran en otro libro peor escrito, mal documentado y escrito por un mero aficionado.

    Pero lo más curiosos es que al final del montón de páginas que ocupa la lista de represaliados en Badajoz, vuelve a meter otro relleno con varios nombres de los que dice que SIN FECHA, es decir, que ni pajolera idea.
    Entre estos nombres figuran algunos tan conocidos como Manuel Álverez Coredro “el Mirlo”, Antonio Antúnez “el Tuerto de las Moreras”, Obdulio Pérez Rodríguez “El Tulio” o el Comandante de Carabineros Julio Ugarte Chinchilla.
    Pues bien, como hoy estoy generoso voy a exponer un par de nombres (podría poner muchos más de los que el el señor Espinosa dice que no tiene ni pajolera idea de cuando los “represaliaron”, pero mi generosidad no da para más.

    Obdulio Pérez Rodríguez:
    Es detenido el 27 de abril de 1939 e ingresado en la cárcel de Mérida. Ese mismo año es traslado, primero a Castuera, después a la prisión de Orduña (Vizcaya) para finalmente ser trasladado de nuevo a la prisión de Mérida, ubicada en el Convento de Santo Domingo. En noviembre de 1940 es juzgado y condenado a muerte y la sentencia se lleva a cabo el 22 de enero de 1941.

    Comandante de Carabineros Julio Ugarte Chincilla:
    Junto al teniente coronel Pastor Palacios recorrió los distintos puestos defensivos y dio órdenes de mantener el fuego y resistir el ataque. Al entrar las tropas salió a la calle gritando Viva España, Viva España y estirando el brazo hasta descoyuntárselo. Pero fue reconocido por mucha gente y se le detuvo al momento, siendo fusilado en la noche del 16 al 17 de agosto.

    Otro día, si tengo ganas hablaremos de más nombres que parece ser la peña no sabe nada de nada, pero eso será después de la publicidad.

    ResponderEliminar
  2. Jejeje, no me haga reir Pilo que voy a despertar a mi familia.

    Ha estado usted sembrado. Si Señor. Qué deducciones tan "lógicas" hace usted. Ahora resulta que mi entrada ha venido por los listados de Francisco Espinosa. En fin.

    Por cierto, aún no he leido ni una sola palabra suya, sobre los errores y repeticiones aparecidos en los listados de víctimas derechistas del libro de Martín Rubio, La represión roja en Badajoz.

    Claro que también, cómo va usted a hacerlo si toda la energia se le va en criticar a Francisco Espinosa.

    Como ya dije en una ocasión, la espinositis aguda no tiene cura.

    ResponderEliminar
  3. El fallecimiento de Obdulio Pérez Rodríguez, Espinosa lo refleja también en Mérida como Julio Pérez Rodríguez (22/01/1941), 45 años Albañil, natural de Badajoz.

    ResponderEliminar
  4. No obstante tengo que decir un par de cositas.

    En primer lugar, que lo de 1940 es por la sencilla razón de ser el año en el que ocurren los hechos que relata el testigo. Podría haber sido cualquier otro año pues desgraciadamente Badajoz sufrió la salvaje represión durante bastantes años.

    En segundo lugar hay que tener en cuenta que la ciudad al ser de las primeras poblaciones en ser ocupadas por los fascistas, sufrió por una parte, la gran matanza perpetrada por los chicos de Yagúe entre el 14 y el 18 de Agosto del 36, posteriormente una más terrible aún, en los meses siguientes, y con posterioridad la derivada de los Consejos de guerra, vulgar pantomima donde cubrían de legalidad lo que no eran más que asesinatos puros y duros.

    Esto quiere decir que en el artículo es un error por mi parte denunciar que los hechos que se reflejan en el testimonio, en los primeros meses de 1940, pudieran ocurrir casi un año después de acabada la guerra. No, esa no es la cuestión. La cuestión es que ya llevaban casi cuatro años matando cuando aún podían fusilar a diecinueve personas en un solo día.


    Ese es el tema.

    ResponderEliminar
  5. Joder, lo que impacta de la imagen es que haya niños presenciando el fusilamiento, acojonante!

    Un saludo a todos. También a Pilo, me alegra que no haya desaparecido.

    ResponderEliminar
  6. No se yo que decirte Coyote, si la foto es real o es un montaje o algo parecido. Me resulta extraño que fusilaran de día y a la vista de la gente. Normalmente mataban con alevosía y nocturnidad.

    ¿Sabes algo de la procedencia de la foto, Tony?

    ResponderEliminar
  7. La imagen es inquietante. A plena luz del día con testigos y sobre todo con niños, al parecer vestidos para la ocasión. Por lo que he podido indagar sobre ella, es el cementerio de Durango y al parecer es una recreación de un fusilamiento perpetrado por milicianos de la República real como homenaje a las víctimas.

    Parece ser que tras un bombardeo de la aviación franquista, contra el frontón de Ezkudi en Durango que causó la muerte a 12 miliciano, posiblemente, miembros del Batallón Rusia de las Juventudes Unificadas se dirigieron a la cárcel de donde sacaron a 22 presos afines al bando sublevado y fueron fusilados en el cementerio de Durango junto a una capilla. Testigos de aquellos hechos afirman que se prohibió la entrada a los niños.

    La fotografía según algunos especialistas es una recreación de estos hechos, la presencia de los niños no tendría otra explicación.

    GERMINAL

    ResponderEliminar
  8. Gracias por la aclaración, Germinal. Consuela pensar que no es real, aunque incluso llevar niños a este tipo de recreaciones me parece fuera de lugar. ¿Su nombre es un homenaje a Zola?
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Germinal es el nombre del séptimo mes en el calendario revolucionario francés, es decir, julio, que es cuando nació mi primer hijo, e decir cuando germinó mi primera esperanza de pervivencia, ya sabes, por si falla lo del libro y el árbol.

    Un saludo

    GERMINAL.

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Entonces Germinal, la recreación de los fusilamientos la hicieron los franquistas, ¿No?

    ResponderEliminar
  12. sí es una recreación, a ver si tengo tiempo y hago una entrada sobre el tema

    ResponderEliminar
  13. Sí, efectivamente, es una recreación de los franquistas para homenajear a las víctimas que habían sido "vilmente asesinadas por los rojos" y brindar así una lección de la historia que les interesaba contar.
    Fotografías de recreaciones de fusilamientos hay algunas pululando por ahí, de ellas sería interesante hablar.
    Pero lo de fusilar a plena luz del día y con público fue algo que sí se dio, aunque no fuera lo más habitual. En Fregenal de la Sierra todo el pueblo recuerda un fusilamiento ejemplar en la plaza y junto a la iglesia, allí fueron fusilados un vecino de Burguillos del Cerro, Arturo Comas (que por cierto había librado a los de derechas de ser quemados en el cinema Bravo)y un barquillero al que llamaban Clarito. Algunos de los testigos que han trasmitido este hecho, eran niños en aquel momento. En Segura de león también hubo fusilamientos en la plaza y en Fuente de Cantos se asesinó al alcalde socialista, José Lorenzana en la plaza, frente al Ayuntamiento y junto al cancel de la iglesia parroquial, con numeroso público. Muchos han dado testimonio de esto y de las vejaciones y paliza que a la vista de todos sufrió el alcalde antes de ser rematado a tiros.

    Pido perdón. Podía contar más truculencias pero me parecería a quienes abomino por contar la historia de forma anecdótica y sólo desde un prisma... ha salido el tema y por eso pongo estos ejemplos, pero ni es mi estilo ni me parece idóneo.

    Para que quede igualada la balanza mencionaré las barbaridades perpetradas en Burguillo conta los religiosos, enterrados en vida, o las de Campillo de Llerena o Azuaga matanzas que conocemos desde siempre por la Causa General y porque el franquismo lo dejó escrito por la paredes de cada pueblo.
    Vuelvo a repetir que jamás apoyaré a un verdugo esté en el lado que esté, sería entonces un verdugo teórico como hay tantos y eso me horroriza.

    GERMINAL

    ResponderEliminar
  14. Efectivamente Germinal. Yo decía que normalmente no mataban de día y con público, aunque tal y como dices, hubo algunos casos en donde si lo hicieron. Aquí en Badajoz sin irnos muy lejos, fusilaron al alcalde Sinforiano Madroñero, al diputado socialista Nicolás de Pablos y algunos más, a plena luz del día con banda de música y públco incluidos.

    Tienes toda la razón y el mencionar tanto las atrocidades de los unos, como la de los otros, te honra. No podemos olvicar que también en Extremadura se cometieron diversos excesos y brutalidades por parte de los republicanos. No guarda ni mucho menos proporción con lo que luego hicieron los rebeldes, pero no por eso deja de ser grave lo ocurrido.

    A fin de cuentas hablamos de víctimas igualmente inocentes.

    ResponderEliminar
  15. Germinal, conozco lo del calendario de la Revolución Francesa (qué recuerdos de esa profesora que nos la explicaba), pero que Dios (o la profesora) me perdonen: juraría que Germinal, que efectivamente corresponde al séptimo mes del calendario republicano francés, no se corresponde con julio, sino con el final de marzo y principio de abril. Nuestro mes de julio serían Messidor (primeros de julio) y Thermidor (finales de julio). Pero bueno, es anecdótico, lo importante es que el niño se críe con salud. Yo de momento lo único que he plantado han sido árboles; hijos no me consta que tenga y libros no he escrito.

    Joer, lo que está dando de sí la foto. Ayer es que me impactó ver a los niños. Bueno, así aprendo!

    Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  16. Si,jeje, Coyote. Se habla más de la foto que de la entrada. Pero bueno.

    ResponderEliminar
  17. Jeje y la entrada es buena, De Frente!!! Quizás se ha visto algo eclipsada por la vuelta de Pilo y por los niños de la foto, pero es que son dos buenas razones, casi tan buenas como las que atesoraba Jayne Mansfield.

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  18. Si, claro, claro. Tienes toda la razon Coyote.

    ResponderEliminar
  19. No sé si el blog sigue en pie. Por supuesto que se fusilaba de día. Mejor prueba que en DON BENITO no la hay. Allí, los Rojos fusilaron a 157 personas durante el período que va desde el 18 de julio de 1936 hasta el 24 de julio de 1938, fecha de la Liberación de la Ciudad.

    ResponderEliminar
  20. Sr. Alfonso ya sabemos lo que pasó en Don Benito, pero estamos hablando de 1940, la guerra ya había acabado.

    ResponderEliminar

Aviso Legal
Este blog no se hace responsable de las informaciones y estudios que no sean veraces y que aparezcan en estas páginas. Intentamos verificar todo lo publicado para no faltar a la verdad. Esa es la línea que rige este blog, sabemos que nuestro esfuerzo puede no ser eficaz al 100 por 100, por eso en este blog está desabilitada la censura en los comentarios, para que puedan advertirnos de nuestro errores..

Debido a nuestra política de total libertad de expresión, no nos hacemos responsable de las posibles infracciones que puedan cometer nuestros colaboradores y participantes al dejarnos sus opiniones y sus artículos.

Los responsables del Blog Badajoz y la guerra (in) civil podrá estar de acuerdo o no con las opiniones de los colaboradores y de los participantes, debido a esto no se hace responsable de los perjuicios que puedan derivarse de los textos aquí reproducidos y de los comentarios de los usuarios.

Este blog es totalmente privado no dependemos de nadie y jamás no ha movido el ánimo de lucro, por favor se coherente con tus comentarios. Aquí no se ejerce la censura.