jueves, 17 de julio de 2014

En las universidades las capillas están de más


Todavía no nos hemos enterado de nada. Parece ser que cierto clericalismo campa a sus anchas por ciertas universidades, como es el caso de la UCM. Carrillo ha decidido cerrar la famosa capilla de la Complutense, un debate que no es nuevo: en 1993 el rector Gustavo Villapalos y el arzobispo titular de aquella época, Ángel Suquía, llegaron a un acuerdo para abrir 8 capillas 8, en la Universidad Complutense de Madrid; no una, dos, ni tres, sino ocho. La polémica ha saltado porque Carillo -apellido maldito para la derecha- ha decidido cerrar la capilla de la Facultad de Geografía y trasladarla a un lugar donde ocupe menos espacio. Los católicos de toda índole han puesto el grito en el cielo: de nuevo, y una vez más, sienten que atacan esa libertad religiosa que quieren imponer al resto de la sociedad.

España, según la Constitución es un país aconfesional y según dice el decano de Geografía: “Nuestra función es la docencia y la investigación. No debería haber capillas en los centros públicos en un Estado aconfesional”. Da igual que repitas esta frase hasta la saciedad porque por un oído entra y por el otro sale. La libertad religiosa es lo primero. Según el decano de la UCM, Luis Enrique Otero -: Los problemas de espacio se deben a la progresiva implantación del Espacio Europeo de Educación, el llamado plan Bolonia. Geografía pasó de tres licenciaturas a albergar cinco grados, con unos 140 alumnos más y nuevos másteres. La filosofía del plan Bolonia obliga además a desdoblar los grupos grandes en clases más pequeñas para garantizar las prácticas. Luis Enrique Otero explica que han hecho obras para dividir en dos las aulas más grandes y que ocupan todas las dependencias de la facultad —“hasta la biblioteca”— para dar clase, aunque siguen sin espacio suficiente mientras mantienen “una capilla abierta a la que apenas acuden cinco o 10 personas al día”, según sus estimaciones. “¿Qué deberíamos decir si alumnos de otras confesiones religiosas también quieren un templo para orar? ¿No tendrían el mismo derecho?”, se pregunta.

La Complutense es la universidad pública de España con más capillas, el traslado de una de ellas a un lugar más pequeño ha provocado el totalitarismo divino de los fieles estudiantiles. No quiero pensar que hubiese pasado si en vez de trasladar la ubicación del oratorio de  la Facultad de Geografía hubiesen cerrado de un plumazo todas las capillas de la Complutense. En este maldito país cada vez que intentas tocar los privilegios de la iglesia ya te están tachando de "quemaiglesias", "matacuras" y recordándote la quema de iglesias de mayo del 31.

Un servidor siempre había pensado que a la universidad se iba a estudiar y a ampliar los conocimientos humanos. Pensábamos que la universidad era el templo del saber, pero leches, algunos se han empeñado en mantener otro tipo de templos. Los templos de la divina Divinidad. Ocho capillas necesitan en la UCM, para que los católicos oren sin ningún tipo de problemas, ¿Tantas iglesias se quemaron en Madrid mayo del 31? Será que en la capital no disponen de suficientes iglesias para ir a rezar o a escuchar misa.

La comunidad Islámica también ha reclamado su derecho a tener un lugar para el culto islamista, “Ahora no estamos para esto”, fue la respuesta de José Carrillo, ¡éramos pocos y parió la abuela! Distintas plataformas conservadoras (como Hazteoir.org) han recogido más de 24.000 firmas de rechazo por internet. Ayer las presentaron en el rectorado y al decano, Luis Enrique Otero.

En un país aconfesional la enseñanza debiera estar libre de toda simbología religiosa: sea islámica, católica, judía etc, etc. La libertad religiosa está garantizada ya que, las ciudades están llenas de templos para que sus ciudadanos acudan a oír misa, rezar y comulgar, nadie pone trabas a que las religiones tengan su espacio en la sociedad, pero en la enseñanza pública la religión -que es algo personal- no debiera tener cabida. Entendemos que durante la dictadura franquista la religión copara todos los espacios públicos. El totalitarismo pretender condicionar a la totalidad de la población, pero es lamentable que tras 35 años de democracia estemos debatiendo sobre la religiosidad en la enseñanza pública, y los espacios físicos que la religión debe ocupar en lugares que están destinados a la enseñanza pública.

"La Complutense es la universidad pública que más capillas tiene de España junto con la Politécnica de Madrid —ocho cada una—. Entre cuatro universidades madrileñas suman una veintena de oratorios, el doble que en el resto de España". laicismo.org. Será que los estudiantes madrileños son muy católicos... El caso es que, y aunque resulte paradójico, de momento y técnicamente la capilla de marras ha sido trasladada a otro lugar donde los "fieles" podrán seguir rezando. Pero claro, ese nuevo destino no es del agrado de los estudiantes católicos, que ven un ataque en toda regla contra sus creencias religiosas.

 Ayer en los pasillos de la Complutense una docena de curas daban misa junto a un cartel que decía: “La persecución contra los cristianos es hoy más fuerte que en los primeros siglos”. Nada hombre, tened cuidado con los leones, no vaya a ser que los suelten (como "en los primeros siglos") y se den un festín de católicos estudiantiles. Pero que poca vergüenza tienen algunos. 

7 comentarios:

  1. En la laica Francia gendarmes uniformados portan el palio en la Procesión Eucarística del Corpus Christi del ICRSS de Rennes
    http://catholicvs.blogspot.com.es/2014/06/en-la-laica-francia-gendarmes.html

    ResponderEliminar
  2. http://www.aceprensa.com/articles/el-tribunal-constitucional-y-los-acuerdos-espania-santa-sede/
    "El ámbito militar ha brindado también ocasión al TC para perfilar el alcance de la cooperación del Estado con la Iglesia católica y las demás confesiones religiosas, previsto en el art. 16.3 de la Constitución, cooperación que en el caso de la Iglesia se plasma en buena parte en los Acuerdos de 1979. El perfil de esa cooperación viene configurado por tres aspectos: el respeto de la no confesionalidad del Estado; la proporcionalidad en la cooperación prestada a las distintas confesiones; y el hacer compatible esta cooperación con la garantía de la libertad de conciencia de los funcionarios.

    La articulación de estas facetas queda plasmada de modo especial en la sentencia 24/1982 (13-05-1982), que desestima un recurso contra el régimen de ascenso de capellanes católicos castrenses previsto en la Ley 4/1981. Los recurrentes, encabezados por Gregorio Peces-Barba, entonces diputado socialista y hoy experto oficial en temas de laicismo, consideraban inconstitucional la existencia de un cuerpo específico de capellanes castrenses en el ámbito de la función pública. El TC, sin voto discrepante, le negó la razón. También negaba que se diera un trato discriminario a otras confesiones, ya que “no queda excluida la asistencia religiosa a los miembros de otras confesiones, en la medida y proporción adecuadas”.

    ResponderEliminar
  3. Muy bien por los gabachos pero las capillas fuera de las universidades.

    ResponderEliminar
  4. Bien mirado, no te faltan razones. Como bien dices, están los templos para quien quiera rezar o asistir a las misas.

    ResponderEliminar
  5. Las capillas y la Iglesia fuera de las universidades y publicas ,quien quiera religión que la pague .,y por supuesto nada de Mezquitas con turbantes pagada por el estado .se tine que respetar la religión pero es reciproco ,es como si quieren que yo soy del barca y en en Madrid me obliguen a ser un periquito ,ni hablar pezqueñines no" gracias

    ResponderEliminar
  6. Pero las clases de Humanidad deben ser una asignatura obligada, y igual que la condición vial .

    ResponderEliminar

Aviso Legal
Este blog no se hace responsable de las informaciones y estudios que no sean veraces y que aparezcan en estas páginas. Intentamos verificar todo lo publicado para no faltar a la verdad. Esa es la línea que rige este blog, sabemos que nuestro esfuerzo puede no ser eficaz al 100 por 100, por eso en este blog está desabilitada la censura en los comentarios, para que puedan advertirnos de nuestro errores..

Debido a nuestra política de total libertad de expresión, no nos hacemos responsable de las posibles infracciones que puedan cometer nuestros colaboradores y participantes al dejarnos sus opiniones y sus artículos.

Los responsables del Blog Badajoz y la guerra (in) civil podrá estar de acuerdo o no con las opiniones de los colaboradores y de los participantes, debido a esto no se hace responsable de los perjuicios que puedan derivarse de los textos aquí reproducidos y de los comentarios de los usuarios.

Este blog es totalmente privado no dependemos de nadie y jamás no ha movido el ánimo de lucro, por favor se coherente con tus comentarios. Aquí no se ejerce la censura.