miércoles, 6 de agosto de 2014

Intento de incendiar la iglesia de Villafranca de los Barros.

Si nos hiciésemos caso de la literatura franquista, y si los historiadores serios no hubieran sabido leer la inmensa documentación que quedó viva después del expolio archivista durante la Transición, la versión de los vencedores seguiría impoluta: los rojos eran unos asesinos y los militares vinieron a salvar la patria. ¡Menudo camelo!, desgraciadamente, un camelo que llega hasta nuestros días.

Pío Moa fue uno de los percusores del seudorevisionismo, hoy a sido relegado por la propia derecha que lo encumbró: de Libertad Digital lo echaron tras hacer gala de su homofobia; en La Razón tenía un artículo semanal: empezaron a tardar en pagarle hasta que lograron que se fuera con viento fresco; en Época no volvieron a contar con él sin mediar una explicación de por medio; Onda Cero: con tres programas fue suficiente; Carlos Herrera solía contar con él cada vez que presentaba un libro, hasta que empezó a padecer amnesia y se olvidó de su nombre; Carlos Cuesta solía  darle algo de cancha, no sabemos si los obispos han dado ordenes para que Moa no aparezca más, el caso es que ya hace algún tiempo que no vemos esa frente despejada y ese bigotito en la cadena de los obispos.

Moa fue muy útil para decir lo que nadie se atrevía, pero su radicalidad ha asustado a la derecha, que prefieren (ahora) a los historiadores académicos que dicen lo mismo pero más sutilmente y sin defender a Franco abiertamente: cuentan las cosas de tal forma para que nosotros mismos lleguemos a la conclusión de que Franco fue necesario.

Algunos blogs extremeños han dejado de dar la tabarra con la vesanía roja. Uno ha sido eliminado por el propio autor (ahora ha pasado su actividad al FaceBook), y el otro lleva 5 meses sin actividad. La FNFF sigue en sus trece y Tradición Digital con su apartado "Historia en Libertad" no para de dar la tabarra, cada vez con menos frecuencia, invitando a desconocidos ¿historiadores? La verdadera lucha se encuentra en la historiografía. Afortunademente contamos con Viñas, Francisco Espinosa, Julián Casanova..., que no paran de publicar trabajos desmintiendo o aclarando las malas praxis revisionistas

Estos seudorrevisionistas siguen con los viejos camelos franquistas, hoy queremos hablar del intento de asesinato en la iglesia de Villafranca de los Barros (Extremadura), que como tantas veces ha sido tergivesado. El neofranquismo se sirve de los panfletos franquistas. Esto es lo que contó González Ortín en Extremadura bajo la influencia soviética:
Hasta ochenta llegó el número de detenidos, los que sufrieron prisión durante veinte días y en el sitio destinado a cárcel, que fue la iglesia; el trato no fue de los peores, si bien los propósitos fueron más que criminales. En la madrugada del 7 de agosto llevaron a cabo su intento; rociaron de gasolina la sacristía y prendieron fuego con intención de quemarlos vivos, al mismo tiempo que desde un edificio de enfrente les hacían descargas de fusilería; pero las llamas respetaron a los presos; mientras esto sucedía pasaba por la carretera la avanzadilla del comandante Castejón, que hizo unas descargas para llamar el enemigo a la pelea, pareciéndole a los marxistas más oportuno huir a los pueblos inmediatos, quedando éste limpio de dirigentes y milicianos, de tal forma, que un cabo con su escuadra pudo tomar el pueblo. Las fuerzas, como no le contestaran al fuego, y seguramente no figurara en el objetivo militar del día, siguió para Almendralejo, retrocediendo a esta ciudad el 9 de agosto, siendo este el día de verdadera redención, pues aunque durante los dos días anteriores el enemigo era en escasísimo número, no cesaban de decir que se pusieran banderas rojas y se quitaran las blancas.
Tenemos que ir a una obra de Francisco Espinosa Maestre, Masacre, para saber en realidad lo que pasó. Según nos relata Espinosa el verdadero intento de incendiar la iglesia ocurre el día 5, y los criminales incendiarios no consiguen su objetivo gracias a las autoridades republicanas.

Regresando del desastre de Los Santos de Maimona, algunos milicianos para placar su sed de venganza decidieron prender fuego a la sacristía donde se encontraba la flor y la nata de la derecha villafranquense. Sobre las dos de la madrugada y con la ayuda de un bidón de gasolina intentan llevar a cabo su fechoría. No lo consiguen porque José Molano Verdejo, presidente del a UGT, se pone en medio con un revolver en la mano y gritando que para incendiar la sacristía primero tendrían que acabar con él.

 Esta historia fue ocultada por la derecha hasta que Francisco Espinosa ha podido visitar la propia documentación franquista y arrojar algo de luz sobre como ocurrieron los hechos en realidad.

El que luego fuera alcalde de Villafranca de los Barros, Diego García Cortés, escribió que el intento del incendio de la sacristía fue abortado por orden del Gobernador Miguel Granados, con la colaboración en vivo del teniente de alcalde Manuel Borrego, que antes de marcharse les dijo a los presos que tenían garantizadas sus vidas.

El día 7 cuando las autoridades deciden abandonar la plaza para no ser pasados pos cuchillo por el salvajismo africano es cuando se produce el nuevo intento de acabar con la vida de los presos. Intento no muy serio, ya que el propio García Cortes dejó escrito: los que fueron heridos solo lo fueron levísivamente con motivos de los disparos de escopetas (fusiles tenían pocos), que desde los balcones del Casino del Centro de I. [Instrucción y Recreo] les hicieron al querer escapar a la torre de la iglesia". 

En este relato al sacar a la luz los hechos del día 5 queda claro que las autoridades del Frente Popular en la mayoría de los casos no estaban por el asesinato de los presos. No podemos decir lo mismo de las autoridades franquistas: de ellos emanaban las ordenes represivas. Solo cuando las autoridades abandonaban las poblaciones los asesinos campaban a sus anchas. Podemos encontrarnos con excepciones, claro está, en Paracuellos ciertas autoridades pudieron hacer más por detener la carniceria. Fue un anarquista quién, jugándose el tipo paró aquella masacre. En el bando católico no hubo ningún Melchor Rodriguez, ni hubo embajadas donde refugiarse.


Las dos represiones fueron terribles mas no iguales. Si miramos las cifras, no hay color. en ambas retaguardias hubo quien se tomo la justicia por su mano, pero el Gobierno de la República no ordenó las ejecuciones, todo lo contrario que en el bando sublevado.


INTRUCCIÓN RESERVADA NÚMERO UNO DEL GENERAL MOLA DIRECTOR DEL GOLPE MILITAR: Se tendrá en cuenta que la acción ha de ser en extremo violenta para reducir lo antes posible al enemigo, que es fuerte y bien organizado Desde luego serán encarcelados todos los directivos de los partidos políticos, sociedades o sindicatos no afectos al movimiento aplicándoles castigos ejemplares


INSTRUCCIÓN RESERVADA NÚMERO CINCO: Ha de advertirse a los tímidos y vacilantes que aquel que no está con nosotros está contra nosotros, y que como enemigo será tratado. Para los compañeros que no sean compañeros, el movimiento triunfante será inexorable

2 comentarios:

  1. Muy buena entrada amigo. Una vez más, apreciamos la diferencia entre las investigaciones bien documentadas y rigurosas, de las que rezuman tendenciosas. El hecho que tratas queda perfectamente aclarado al apoyarse en la documentación investigada por el autor, Francisco Espinosa, quien ante la tergiversación habitual responde siempre de la misma manera, es decir, datos documentados y por consiguiente perfectamente constrastables. DE FRENTE.

    ResponderEliminar
  2. Tendenciosidad quise decir. De FRENTE

    ResponderEliminar

Aviso Legal
Este blog no se hace responsable de las informaciones y estudios que no sean veraces y que aparezcan en estas páginas. Intentamos verificar todo lo publicado para no faltar a la verdad. Esa es la línea que rige este blog, sabemos que nuestro esfuerzo puede no ser eficaz al 100 por 100, por eso en este blog está desabilitada la censura en los comentarios, para que puedan advertirnos de nuestro errores..

Debido a nuestra política de total libertad de expresión, no nos hacemos responsable de las posibles infracciones que puedan cometer nuestros colaboradores y participantes al dejarnos sus opiniones y sus artículos.

Los responsables del Blog Badajoz y la guerra (in) civil podrá estar de acuerdo o no con las opiniones de los colaboradores y de los participantes, debido a esto no se hace responsable de los perjuicios que puedan derivarse de los textos aquí reproducidos y de los comentarios de los usuarios.

Este blog es totalmente privado no dependemos de nadie y jamás no ha movido el ánimo de lucro, por favor se coherente con tus comentarios. Aquí no se ejerce la censura.