martes, 8 de diciembre de 2015

FUSILADOS EN MEDELLÍN

Artículo por Antonio Alfonso Hernández

Recientemente he leído el interesante libro, Grupo de Cáceres: Fusilados en Medellín, cuyo autor es el licenciado en Humanidades, el villanovense Iván García Suances, editado por la Asociación de la Memoria Histórica en 2008.  Según la información facilitada por el diario Hoy, 31-10-2008, un abuelo del autor fue una de los 33 fusilados en Medellín , la mayoría eran de Villanueva de la Serena, el 9 de septiembre de 1938.

Me hago eco de este trabajo,  recomendando  su lectura y haciendo un pequeño resumen de la información aparecida en el libro sobre estos tristes y lamentables sucesos ocurridos durante la guerra civil.

Fue el  20 de julio de 1936, a eso de las once y pico de la mañana, cuando el despiadado y cruel capitán de la Guardia Civil, Gómez Cantos, irrumpió violentamente, en compañía de algunos de sus hombres, en el Ayuntamiento de Villanueva de la Serena, Badajoz. A través del uso intimidatorio de las armas ocupó la  Institución villanovense.   Fueron detenidos dos guardias municipales, algunos vecinos que se encontraban en esos momentos realizando gestiones  y algunos miembros de la corporación municipal que se encontraban allí, entre ellos el alcalde de Unión Republicana,  Rafael García Calderón.

Los golpistas, entre ellos, elementos falangistas de la localidad, se hicieron con el control de la ciudad procediendo a distintas detenciones ese mismo día y los posteriores. Como siempre, la nota predominante de estas detenciones arbitrarías,  es que no tenían justificación alguna ni responsabilidades políticas la mayoría de los detenidos.

El 24 de julio, debido a la debilitada situación que tenían en la población los que se sublevaron por el uso de la fuerza contra la legalidad democrática, ya que tenían que enfrentarse a menudo con las fuerzas republicanas que controlaban zonas próximas, la localidad volvería s ser controlada por ellos el 30 de julio, Gómez Cantos decidió el traslado de 54  personas apresadas en Villanueva  a la localidad cacereña de Miajadas, zona más estable para los golpistas. A ellos se unirían tres personas más que fueron detenidas en esta localidad.  Entre estas 57 personas se encontraban 33 que serían salvajemente fusilados en Medellín, el 9 de septiembre de 1938.
Una vez recluidos en Miajadas, estas personas, privadas de libertad sin ningún tipo de razón que lo justificara,  habrían de afrontar un interminable y tortuoso camino por los presidios franquistas. Un auténtico calvario.

En el traslado mencionado anteriormente, los falangistas que custodiaban a los presos tirotearon a estos, resultando muerto en el acto, el vecino de Villanueva de la Serena, José Félix Lozano, herido, el alcalde, Rafael García Calderón , que falleció como consecuencia de las heridas el 21 de agosto de ese mismo año, y  otros heridos de diversa consideración. Según declaró el alcalde en el juicio, los falangistas que los trasladaban simularon repeler con las armas un ataque proveniente del exterior y a  renglón seguido se bajaron del auto dos o tres de ellos que comenzaron a disparar a los presos.
Un día después, 25 de julio, serían trasladados  a la cárcel provincial de Cáceres donde se inició el auto de procesamiento contra ellos, otra más de las muchas farsas judiciales que los golpistas protagonizarían en esos años.

El caso es que los vecinos de Villanueva detenidos, serían acusados sin fundamento alguno, de unos incidentes ocurridos en esta población los días 23 y 24 de julio, es decir, varios días después de que fueran detenidos, y en el que murieron dos guardias civiles como consecuencia de los enfrentamientos que se producirían entre los golpistas y fuerzas favorables a la República que intentaban hacerse nuevamente con el control de dicha localidad. El consabido, adhesión a la rebelión, también formaría parte, cómo no, de estas acusaciones desprovistas de lógica alguna. Ya lo hemos comentado muchas veces, esto es lo que el cuñadísimo del sátrapa, Serrano Suñer, llamaría la justicia al revés. Los rebeldes acusando de rebeldía a los que defendían la legalidad.
También saldría a relucir en el juicio, un manifiesto llamado Extremeños que circuló por la población el día diecinueve de julio, el cual los golpistas consideraron ofensivo hacía ellos y que habían firmado entre otros el alcalde García Calderón.

Tres de las personas detenidas quedaron libradas de esta farsa al ser liberados en agosto del treinta y seis. Se decretó el ingreso en prisión provisional de todos los demás acusados que aún permanecían con vida.

El 31 de octubre del 36, 11 de estos presos obtendrían la libertad como consecuencia de un canje entre prisioneros que se produjo. Es el 9 de agosto de 1938 cuando los 41 que aún quedaban fueron enviados a la cárcel de Badajoz. 8 de ellos son  puestos en libertad el 3 de septiembre de ese año y los 33 restantes son trasladados nuevamente a Villanueva de la Serena cinco días después ,  antesala de los brutales fusilamientos de los que fueron víctimas inocentes al día siguiente, es decir el 9 de septiembre de 1938.

Como decía, el 8 de septiembre del 38, Gómez Cantos, recién elegido Delegado de  Orden Público de la provincia de Badajoz, se personó, este grotesco individuo no estaba dispuesto a soltar la presa, en la prisión de Badajoz para acabar macabramente lo que había iniciado dos años atrás. Los pobres y desdichados presos que ya llevaban un montón de sufrimientos y calamidades padecidas por las distintas cárceles franquistas fueron conducidos a Villanueva donde Gómez Cantos se empeñó que fueran juzgados por una especie de jurado popular.

Fueron alojados en un antiguo cine  y enviados al día siguiente a la plaza de España de esta localidad donde habrían de sufrir otra farsa judicial, en esta ocasión en forma de pantomima popular que en realidad se trató más bien de una manera de dictar sentencia rápidamente en un vergonzoso simulacro de juicio popular. Es muy difícil imaginar lo que tuvieron que padecer estas personas y sus familiares, muchos de ellos probablemente se encontrarían allí aunque sólo fuera para poder ver a sus seres queridos, cuando un determinado sector de los presentes,  controlado por los nuevos mandamases ,  gritó enloquecida y fanáticamente, ¡ Que los maten!  ¡ Rojos!  ¡ Asesinos!
No mucho después de esta  desgarradora y grotesca escena,  fueron vilmente ejecutados en la cerca localidad de Medellín, el alcalde de Villanueva no estaba dispuesto a aceptar que la masacre se produjese en su pueblo, el 9 de septiembre de 1938, treinta y tres personas inocentes.
Paradoja cruel. Cinco años después, en noviembre de 1943, la justicia franquista dictó el sobreseimiento provisional a favor de los acusados por considerar que no existían pruebas de su participación en los hechos que se les imputaban.

Según parece, los restos de estas personas han  sido localizados y se está a la espera de proceder a su exhumación.

Estos son sus nombres  que nunca, nunca, deben caer en el olvido. Manuel Alcántara Barbero, Ángel Barrantes Álvarez, Vicente Blázquez Benítez,  Antonio Calatrava Lambea, Francisco Casado Díaz, Andrés Casillas Matamoros,  Antonio Chiscano Díaz,  Eusebio Diestro Sánchez, Francisco Ferrón García, Antonio García Calderón, Francisco García Torres,  José Gómez Donoso, Benito González Lambea, José González Martínez,  Fermín Guisado Sánchez, José Hidalgo Santos, Pedro Hidalgo Santos, Félix Iglesias Rivas, Francisco López Lozano, José Lozano González, Ramón Luengo Lozano, Manuel Murillo Carmona,  Manuel Parejo González, Pedro Pineda Hidalgo, Antonio Rodríguez Gallego, Ramón Rodríguez González,  Francisco Rodríguez Luque, Juan Salomando Suárez, Pedro Suárez Sánchez, Antonio Varela Trigo, Augusto Vázquez Rodríguez, Manuel Parejo Gallardo y Felipe Ramos Nieto.
A todos ellos , a las otras víctimas mortales y a todas las demás personas que padecieron de una forma u otra este triste episodio que comenzó en Villanueva el 20 de julio de 1936 va dedicado este pequeño trabajo.

ANTONIO ALFONSO HERNÁNDEZ, 8 de diciembre de 2015


3 comentarios:

  1. Merecido homenaje. Y emotivo!!
    Y los hostigadores en esta cruel historia es de suponer que no recibieron ni siquiera una "reprimenda".
    Ya, la conciencia de alguno de los vociferantes, si debió de resentirse...tarde, muy tarde.
    Pero no es tarde para poner las cosas en su sitio, que aunque no sea devolver la vida física por imposible, sea devolverlos a la historia como les corresponde.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tus palabras, mi único objetivo a la hora de escribir el libro fue la de recuperar la memoria de aquellos que fueron asesinados vilmente por sus ideas en una guerra injusta y terriblemente cruel. Es un homenaje a mi abuelo, Antonio García Calderón, a mi padre,Antonio García Díaz, ese hijo que jamás conoció a su padre, y a todos los muertos en las guerras en general.Un saludo

    ResponderEliminar
  3. No las merece. Es lo menos que podemos hacer. Reivindicar la memoria, de aquellos que murieron de manera tan cruel y terrible, por el simple hecho de tener unas ideas políticas determinadas, y por supuesto, de todas las víctimas de la guerra civil. Un saludo.

    ResponderEliminar

Aviso Legal
Este blog no se hace responsable de las informaciones y estudios que no sean veraces y que aparezcan en estas páginas. Intentamos verificar todo lo publicado para no faltar a la verdad. Esa es la línea que rige este blog, sabemos que nuestro esfuerzo puede no ser eficaz al 100 por 100, por eso en este blog está desabilitada la censura en los comentarios, para que puedan advertirnos de nuestro errores..

Debido a nuestra política de total libertad de expresión, no nos hacemos responsable de las posibles infracciones que puedan cometer nuestros colaboradores y participantes al dejarnos sus opiniones y sus artículos.

Los responsables del Blog Badajoz y la guerra (in) civil podrá estar de acuerdo o no con las opiniones de los colaboradores y de los participantes, debido a esto no se hace responsable de los perjuicios que puedan derivarse de los textos aquí reproducidos y de los comentarios de los usuarios.

Este blog es totalmente privado no dependemos de nadie y jamás no ha movido el ánimo de lucro, por favor se coherente con tus comentarios. Aquí no se ejerce la censura.