lunes, 25 de enero de 2016

Begoña Villacís sobre los asesinatos fascistas



Pero quién diablos les ha contado la historia a esta nueva hornada política. Sra. Villacis, fueron azules fascistas matando a rojos demócratas. Ciudadanos es la derecha de siempre solo que han elegido el color naranja para identificarse. Bien habrían podido haberse decantado por el azul mahón y no hubiese pasado nada.

Cadena SER.
"El ADN de la democracia está en Atocha"
SÁBADO 10:00H. Este domingo se cumplen 39 años de los asesinatos de los abogados laboralistas.

El timbre de la puerta sonó. El abogado Luis Javier Benavides se levantó de su asiento para abrir. En ese momento entraron dos tipos armados con pistolas con las que apuntaron a todos los presentes: “Esas manitas, bien arriba”, dijo el que iba descubierto. A los pocos minutos comenzaron a disparar con absoluta frialdad. Cuando abatieron a todos, los pistoleros remataron la tarea disparando de nuevo sobre los cuerpos desvanecidos. Esa noche los abogados laboralistas iban a tener una reunión para debatir algunos temas jurídicos relacionados con asuntos urbanísticos y vecinales, aquella convocatoria dejó un reguero de sangre y horror además de cinco muertos y varios heridos. Eran las 22.30 h. del 24 de enero de 1977.

Los fallecidos fueron los abogados Luis Javier Benavides, Francisco Javier Sauquillo y Enrique Valdelvira; el estudiante Serafín Holgado y el administrativo Ángel Rodríguez Leal. Los heridos, todos muy graves, Miguel Sarabia, Luis Ramos, Dolores González Ruiz y Alejandro Ruiz Huerta. La matanza apuntó a uno de los colectivos que más rotundamente plantaron cara al régimen franquista, con la defensa de los trabajadores y represaliados de la dictadura los abogados progresistas eran una amenaza para un régimen que languidecía. Eran abogados jóvenes vinculados al Partido Comunista o a movimientos cristianos de base con un mismo sueño: ayudar a los más deprimidos y conseguir una sociedad más justa.


Por A Vivir que son dos días ha pasado Isabel Martínez Reverte (Madrid, 1952), periodista y coautora del libro La matanza de Atocha. 24 de enero de 1977, (Esfera de los Libros), una excelente investigación de los hechos y un homenaje a todos aquellos abogados que lucharon por construir una España mejor. “En aquel momento la Reforma Política solo podía confiar en doscientos policías en toda España. Los demás permanecían aún fieles al franquismo”, ha contado. La investigación se vio salpicada por la corrupción de unos funcionarios que se movían a golpe de sobornos, con sobres llenos de dinero, en consonancia con algunos fanáticos franquistas del Sindicato Nacional de Transportes y Comunicaciones, una de las filiales del Sindicato Vertical, afín al régimen. “Existía un magma de extrema derecha capaz de imponerse al aparato de seguridad del Estado”.

"Llevaban la muerte en la mirada"
También hemos charlado con uno de los supervivientes, el abogado Alejandro Ruiz Huerta. Aquella noche estaba en el despacho laboralista pero tuvo la fortuna de esquivar a la muerte gracias a un bolígrafo que llevaba en el bolsillo de la chaqueta y a que el cuerpo sin vida de su compañero Enrique Valdelvira cayó encima suyo: “Todos los días recuerdo las miradas de mis compañeros antes de morir pero, a pesar del horror de aquella noche, el ADN de la democracia está en Atocha”.

Después de tres años de instrucción comenzó el juicio en Madrid. El proceso se celebró en la Audiencia Nacional, en la Sección Primera de lo Penal. Cada día, al entrar y salir de allí, los testigos y familiares de las víctimas tuvieron que escuchar insultos y amenazas. La policía dejó entrar a cientos de provocadores que alentaron a los acusados al grito de “héroes” y llamaron “cerdos” a los muertos. Fue un juicio teñido de odio, provocación e insultos. En sus declaraciones ninguno de los tres asesinos se arrepintió de haber matado a los jóvenes abogados. “No se pudieron demostrar responsabilidades políticas, que las hubo”, ha recordado Isabel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Aviso Legal
Este blog no se hace responsable de las informaciones y estudios que no sean veraces y que aparezcan en estas páginas. Intentamos verificar todo lo publicado para no faltar a la verdad. Esa es la línea que rige este blog, sabemos que nuestro esfuerzo puede no ser eficaz al 100 por 100, por eso en este blog está desabilitada la censura en los comentarios, para que puedan advertirnos de nuestro errores..

Debido a nuestra política de total libertad de expresión, no nos hacemos responsable de las posibles infracciones que puedan cometer nuestros colaboradores y participantes al dejarnos sus opiniones y sus artículos.

Los responsables del Blog Badajoz y la guerra (in) civil podrá estar de acuerdo o no con las opiniones de los colaboradores y de los participantes, debido a esto no se hace responsable de los perjuicios que puedan derivarse de los textos aquí reproducidos y de los comentarios de los usuarios.

Este blog es totalmente privado no dependemos de nadie y jamás no ha movido el ánimo de lucro, por favor se coherente con tus comentarios. Aquí no se ejerce la censura.