sábado, 26 de marzo de 2016

La pesada carga de un blog

Para escribir en un blog, primero hay que estudiar e informarse, es decir, leer muchos libros y buscar incansablemente por la Red. Los libros son una fuente inagotable del saber, hasta del peor libro se puede extraer algo. Por Internet también hay mucha información, pero ésta, si no se conoce al autor siempre se pondrá en cuarentena. La redes sociales, tipo FaceBook, son útiles porque allí podemos seguir a historiadores, saber sus gustos y, sobre todo, saber de que pie cojean. Hace poco tuve el honor de cambiar impresiones con Ángel Viñas:


Esta es la parte positiva, la negativa es la cantidad de chorradas insustanciales que mis amistades virtuales comparten por FaceBook. Hay quien comparte cosas que a un servidor o le molestan o se las trae sin cuidado. Antiguamente los solía bloquear, pero se enfadaban. Ahora los hago invisibles en mi muro, y parece que la limpia funciona. Necesito el FaceBook como herramienta informativa, no para saber donde está alguien en cada momento; lo que estás cenando; si tu novia te ha dejado; o el paso procesional que acabas de ver. Cada uno tiene derecho a compartir en las redes sociales lo que le plazca, y un servidor está en su derecho de ver  en FaceBook, lo que le venga en gana. Libertad para todos. Hay que tener en cuenta que mientras alguien me está enseñando el filete que se acaba de jamar; o lo bien que canta Beyonce, puede que esté bloqueando alguna noticia interesante.

Otras veces veo con tristeza como historiadores que suponíamos imparciales o al menos no filofranquistas. comparten artículos de webs clericales donde se defiende la figura de Franco, como es el caso de Religión en Libertad. y después se extrañan del anticlericalismo.

A veces uno se desanima, y piensa: ¡pero qué mierda es esta! Afortunadamente luego me encuentro cosas tales que así:




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Aviso Legal
Este blog no se hace responsable de las informaciones y estudios que no sean veraces y que aparezcan en estas páginas. Intentamos verificar todo lo publicado para no faltar a la verdad. Esa es la línea que rige este blog, sabemos que nuestro esfuerzo puede no ser eficaz al 100 por 100, por eso en este blog está desabilitada la censura en los comentarios, para que puedan advertirnos de nuestro errores..

Debido a nuestra política de total libertad de expresión, no nos hacemos responsable de las posibles infracciones que puedan cometer nuestros colaboradores y participantes al dejarnos sus opiniones y sus artículos.

Los responsables del Blog Badajoz y la guerra (in) civil podrá estar de acuerdo o no con las opiniones de los colaboradores y de los participantes, debido a esto no se hace responsable de los perjuicios que puedan derivarse de los textos aquí reproducidos y de los comentarios de los usuarios.

Este blog es totalmente privado no dependemos de nadie y jamás no ha movido el ánimo de lucro, por favor se coherente con tus comentarios. Aquí no se ejerce la censura.