viernes, 25 de marzo de 2016

Manipulaciones del catolicismo integrista que llegan hasta nuestros días


Cada vez que a la Iglesia le tocan sus privilegios ésta declara que se la está atacando inmisericordemente. Durante la II República, y siguiendo el modelo francés, se intentó que España tuviera un Estado laico. El laicismo en la enseñanza comenzó bajo decreto el 12 de Enero de 1932 y la secularización de los cementerios el 30 de ese mismo mes. También se aprobaban los matrimonios civiles y el divorcio, además de la disolución de la compañía de Jesús. Todo esto era un ataque inadmisible para el integrismo católico de la época que arrastró a los católicos moderados como Alcalá-Zamora.

A principios de 1932 se hicieron públicas las profecías de la Reverenda Madre Ràfols (fundadora de las Hijas de la Caridad de Santa Ana):
 "Cuando llegue esa época, que empezará abiertamente en el año 1931, quiero que mis hijos levanten su espíritu y pongan en Mi y en mi Madre Santísima toda su confianza" (...) "Estoy dispuesto a derramar grandes gracias sobre mi querida España, que tanto la ha de perseguir la masonería. Pero quiero que no sucumban mis fieles hijos. Yo les ayudaré en todas las luchas, y conmigo la victoria la tendrán segura" (...)
Estas supuestas profecías de la Madre Reverenda Ràfols, fallecida en 1853, se hacían públicas coincidiendo con el debate de la disolución de los jesuitas y la lógica retirada de los crucifijos de los centros de enseñanza. No pasó mucho tiempo hasta que se descubrió el engaño que fue perpetrado por una monja de la orden. A pesar del vil engaño, se guardó silencio y se permitió hasta bien entrado los años cuarenta, que se difundiera en los innumerables panfletos de la Iglesia y organizaciones de la extremaderecha, que la madre Ràfols predijo en la mitad del siglo XIX, el caos republicano, la guerra y la victoria del franquismo y el reinado del Sagrado Corazón.

La monja profeta iba a ser beatificada y el Vaticano frenó en seco su beatificación hasta que el 17 de octubre 1994 el Papa Wotjtyla reactivo la subida a los altares de la monja beata.

El daño que puede hacer Internet es demostrable porque aun hoy se sigue dando por buenas las profecías manipuladas de la monja profeta, lo mismo que se siguen dando por buenos los Protocolos de los Sabios de Sión.

Información extraída del libro Por la religión y la patria escrito por Francisco Espinosa Maestre y José Mª García Márquez.




4 comentarios:

  1. Para alguna gente parece que la libertad religiosa es un "privilegio"; veamos lo que pensaban de la política antirreliosa de la Segunda Republica en EEUU, el primer país en separara Iglesia y Estado en una fecha tan tempranana como 1791 : El 2 de febrero, Ready (el arzobispo de Baltimore) respondió a Fernando de los Ríos. Además de ser la última, esta carta del Secretario general de la NCWC es la más dura de cuántas se cruzó con el socialista español. Ready la comenzó con el recuerdo de los asesinatos de clérigos inocentes: «desafortunadamente, nunca hubo una declaración oficial del Gobierno (carta de 120 Cf. Copia de la carta de Fernando de los Ríos a Louis Kenedy, Presidente de Keep the Embargo
    Committee, Washington, 9-I-1939, en ACUA, National Catholic Welfare Conference, Box 51 Folder 4.
    121 Cf. Carta de Michael J. Ready a Fernando de los Ríos, 14-I-1939, en ACUA, National Catholic
    República española] de condena ni el Gobierno adoptó las medidas necesarias para frenar los continuos excesos contra la religión».
    Después, Ready añadió que los problemas venían de atrás, desde el momento en el que se aprobó la Constitución de 1931 que «negaba a la religión la apreciada libertad de una verdadera democracia». Frente a la primera enmienda de la Constitución americana, que declaraba que “el Congreso no hará una ley sobre el establecimiento de una religión ni prohibirá el libre ejercicio de la misma”, el artículo 26 de la Constitución española indicaba que “Todas las confesiones religiosas serán consideradas como Asociaciones sometidas a una ley especial”. Este artículo, seguía Ready, era directamente opuesto al principio democrático de libertad enunciado en la Constitución de los Estados Unidos. Usted, Sr. Embajador, defendió una doctrina totalitaria dando a la República la autoridad para legislar en todos los asuntos concernientes con la religión. Bajo este mandato constitucional, la libertad religiosa se sujeta al Estado y no es reconocida como un derecho natural inalienable del ciudadano».124 Lo mismo ocurría con la prohibición de enseñanza a los religiosos o la inscripción de los mismos en un registro
    especial dependiente del Ministerio de Justicia: «los epígrafes sobre la educación y los mandatos que regulan las órdenes religiosas son ulteriores evidencias del carácter no democrático de la Constitución
    de 1931».125 Se despedía Ready pensando en el futuro de España, futuro en el que los dirigentes de la República no estarían presentes: «todos los que aman España rezan por ella, y se alegran por establecimiento de la paz y la justicia en un pueblo que ha dado al mundo una herencia incalculable de
    cultura cristiana». La Guerra Civil española y la Conferencia de Obispos
    hispaniasacra.revistas.csic.es/index.php/hispaniasacra/article/.../314/314

    ResponderEliminar
  2. Lo de una pretendida manipulación de las profecias de la Madre Reverenda Ràfols con propositos políticos reaccionarios es un cliché del anticlericalismo, repetido muchas veces pero nunca demostrado : el caso de Sor Patrocinio http://www.larazon.es/lifestyle/la-razon-del-verano/enigmas-de-la-historia/la-leyenda-negra-de-la-monja-de-las-llagas-IH10351018

    ResponderEliminar
  3. También a veces se utilizarón falsas apariciones para atacar a la Iglesia con supuestos planes conspirativos : veamos la opinión de un racionalista sobre una pelicula basada en las apariciones de Ezkioga : Trasladar a la gran pantalla un acontecimiento tan complejo como el de
    Ezkioga (incluso el presidente de la Generalitat de Cataluña, el miembro
    de Esquerra Republicana Francesc Macià, tuvo relación con algunos
    videntes) era una misión difícil y el cineasta cántabro -autor de
    películas estimables- no ha salido bien parado del envite. La película
    sigue con relativa fidelidad los hechos históricos: a finales de junio
    de 1931, dos niños aseguraron haber visto a la Virgen en una campa
    próxima a Ezkioga y a partir de ahí los videntes se multiplicaron. Miles
    de personas (hasta 80.000 según algunas fuentes) acudieron al lugar y
    enseguida se habló de una ‘conspiración’ clerical para derribar la
    República, pues las apariciones -en un momento de tensión por la
    aplicación de las medidas de separación entre la Iglesia y el Estado
    decretadas por el Gobierno- hablaban de supuestos castigos divinos. La
    persecución a los videntes por parte de las autoridades republicanas y
    la pronta decisión del obispado de desautorizar la autenticidad de las
    apariciones hicieron fracasar definitivamente el movimiento, aunque
    algunos videntes (acusados de concomitancias con el nacionalismo vasco)
    fueron también perseguidos por el franquismo, tras la toma de Guipúzcoa
    en 1936.


    Sin embargo, estos elementos son desaprovechados por una trama
    deslabazada, poblada de personajes nada creíbles, lo que hace que el
    filme vaya perdiendo fuerza a medida que avanza. Algunos anacronismos
    desmerecen del esfuerzo que se ha invertido en recrear el ambiente de la
    época y los autores ni siquiera parecen tener claro en qué año
    sucedieron los hechos de 1931, puesto que al inicio del filme se habla
    del segundo verano de la República (1932) y, según algunas entrevistas y
    sinopsis publicadas en la prensa, estaríamos al final de la etapa
    republicana, con lo que se intenta embarullar al espectador, haciéndole
    creer que todo ello tenía que ver con la idea de «allanar el camino a la
    sublevación fascista en marcha».
    Por ejemplo, fue el gobernador
    civil republicano (interpretado por Fernando Fernán Gómez), y no el
    franquista, quien decidió enviar a algunos videntes al manicomio. En la
    resolución del asunto fue fundamental la decisión del obispado -tras
    realizar una investigación- de negar la existencia de hechos
    sobrenaturales y de prohibir la presencia en Ezkioga de sacerdotes y de
    fieles. Nada de esto aparece en la película, por lo que el espectador
    puede quedarse con la idea de que era cierta la afirmación de la
    conspiración eclesiástica (aquí reconvertida en fascista) para provocar
    una guerra civil.

    En efecto, ciertos sectores de la izquierda vasca de la época se
    refirieron a Ezkioga con el nombre de la ‘Virgen del Estatuto’ (en
    referencia al proyecto de Estella, apoyado por los carlistas y el PNV),
    llegando a afirmar que la Virgen se aparecía con «el Estatuto de Estella
    debajo del brazo», al mismo tiempo que la prensa derechista aprovechaba
    los sucesos para azuzar la oposición entre el catolicismo y la recién
    nacida República. La especificidad política vasca no aparece en ningún
    momento en el filme, que no recrea el clima de tensión política y
    religiosa reinante en el verano de 1931, aunque, como dice William A.
    Christian -el mejor conocedor de los sucesos-, «cualquier análisis que
    interprete [las apariciones] como una conjura clerical para desbaratar
    el progreso social constituirá (...) una lectura empobrecida»."http://www.elistas.net/lista/el_esceptico/archivo/indice/137/msg/141/

    ResponderEliminar
  4. El fragmento anterior pertenece a un interesante análisis de la pelicula maniquea Visionarios de esta procedencia; El Correo http://www.elcorreodigital.com/

    VISIONARIOS DE PEGA
    Por: Santiago de Pablo

    ResponderEliminar

Aviso Legal
Este blog no se hace responsable de las informaciones y estudios que no sean veraces y que aparezcan en estas páginas. Intentamos verificar todo lo publicado para no faltar a la verdad. Esa es la línea que rige este blog, sabemos que nuestro esfuerzo puede no ser eficaz al 100 por 100, por eso en este blog está desabilitada la censura en los comentarios, para que puedan advertirnos de nuestro errores..

Debido a nuestra política de total libertad de expresión, no nos hacemos responsable de las posibles infracciones que puedan cometer nuestros colaboradores y participantes al dejarnos sus opiniones y sus artículos.

Los responsables del Blog Badajoz y la guerra (in) civil podrá estar de acuerdo o no con las opiniones de los colaboradores y de los participantes, debido a esto no se hace responsable de los perjuicios que puedan derivarse de los textos aquí reproducidos y de los comentarios de los usuarios.

Este blog es totalmente privado no dependemos de nadie y jamás no ha movido el ánimo de lucro, por favor se coherente con tus comentarios. Aquí no se ejerce la censura.