jueves, 26 de junio de 2014

Genocidio, exterminio, genticidio, holocausto...


La historiografía "liberal" o directamente conservadora coincide al cargar las culpas de la Guerra Civil con la historiografía neo-franquista, fueron las izquierdas las culpables. La inquina anti-izquierdista produce extraños aliados. El historiador Javier Gómez Calvo coincide con el sacerdote Ángel David Martín Rubio, sus creencias políticas discurren por senderos distintos pero coinciden en ciertos análisis historiográficos. Se podría pensar que los dos son historiadores "equidistantes" y "objetivos". Cada cual que piense lo que le de la gana, pero del peso ideológico al escribir no se escapa nadie, por mucho que le pese a los equidistantes.

El libro de Preston causó indignación, entre otras cosas por el título: Holocausto Español. Los equidistantes y los neo-franquistas niegan ese holocausto, a pesar de que casi la mitad de las víctimas mortales producidas en las dos retaguardias fuesen producidas por viles asesinatos. Preston no se detiene solo en la masacre fascista, también cuenta las atrocidades de los rojos. Pero hoy no nos queremos centrar en la obra de Preston.

"Víctimas de la Guerra Civil: La izquierda historiográfica y la necesidad de un genocidio", este es el título de un artículo firmado por Ángel David Martín Rubio publicado en una web clerical de tintes tradicionalistas. El post empieza hablando de la URSS y de su decadente pacto con la Europa occidental, acto seguido dice "que tras la reordenación de las alianzas durante la Guerra Fría, España quedó definitivamente incorporada al mundo libre consolidándose así una trayectoria que se había iniciado en julio de 1936". No sabemos que quiere decir con eso de que  "España era parte del mundo libre". Tampoco sabemos que significa la palabra libertad para quién escribe cosas tan irreales. Si analizamos de esta forma el contexto histórico del franquismo, nos podemos esperar cualquier cosa a la hora de analizar otros aspectos de nuestra historia reciente, sobre todo de la Guerra Civil.

Se suele engañar, por parte de la historiografía anti-izquierdista (aquí juntamos las dos vertientes la lberal/conservadora y la neo-franquista), al hablar de víctimas correlacionándola directamente con la Guerra Civil. Un maquillaje útil a la hora de negar el genocidio franquista. Ejemplo claro es esta frase del Martín-Rubio: "Pero un correcto análisis no puede olvidar que las muertes debidas a la represión se sitúan en un contexto bélico" . Para el lector poco avezado esta cita estaría cargada de realidad, sin embargo lo que está cargada es de ideología. La Guerra Civil no empieza el 17/18 de julio. Durante los primeros días hay un golpe de Estado que triunfa en media España y fracasa en la otra media. También hay lugares como Badajoz en donde el golpe fracasa y que al mes -cuando todavía no estaba consolidado el ejército rojo- cae en manos fascistas, En la capital pacense poca guerra hubo, en un día Yagüe toma la ciudad con un costo de vidas muy bajo, 45 muertos, y con una represión roja de escaso valor cuantitativo, aunque igual de repugnate que cualquier otra matanza. Relacionar pues, asesinatos con el contexto bélico estricto es manipular la realidad.  Hay algunas regiones donde no murieron derechistas y donde no hubo guerra. En Canarias, norte de África, Navarra, La Rioja, no hubo Guerra Civil. Por lo tanto según la teoría del contexto bélico y la teoría del no exterminio no tendríamos que contar con víctimas "marxistas" en Canarias, norte de África, Navarra o la Rioja. Desgraciadamente los franquistas si asesinaron allí donde no hubo guerra. Si sumamos las víctimas de estas cuatro regiones las cifras producen asco: 12.913 asesinatos (algunos dirán que pocas víctimas si las comparamos con los nazis, nosotros pensamos que casi 13.000 personas asesinadas por no hacer nada es un holocausto en toda regla).

El cura martín Rubio dice que los historiadores izquierdistas "no otorgan valor a las cifras que se deducen a partir de las estadísticas oficiales". Para cierto tipo de investigadores los registros oficiales, es decir, las cifras exactas de Salas Larrazábal son nada más y nada menos que la biblia en pastas.

También Francisco Espinosa es blanco de Martín Rubio:
Espinosa mezcla las continuas invectivas y juicios peyorativos hacia cualquiera que no comparte sus radicales puntos de vista con unas listas en las que (como hemos demostrado cumplidamente en otro lugar se mezclan con las verdaderamente causadas por la represión nacional muertos con anterioridad a la fecha en que se ocuparon las poblaciones, víctimas izquierdistas como las producidas en Azuaga y Monesterio durante los enfrentamientos sostenidos el 19 de julio entre los revolucionarios y fuerzas de orden público, bajas de bombardeos y explosiones, asesinados por los frentepopulistas, miembros del Ejército nacional muertos en acción de guerra, nombres repetidos con ligeras variantes y, por último, en localidades donde hubo combates de relieve, las muertes correspondientes al día de lucha se incluyen en su totalidad como si fueran a causa de la represión; esto nos llevaría al absurdo de tener que admitir que no fue inscrita ninguna baja ocasionada en acción de guerra… Basta citar el caso de Juan Blanco Platón, una de las víctimas de la represión que añade Espinosa Maestre para incrementar las cifras de la capital aunque un Edicto del Juez de Instrucción de Badajoz permite comprobar que falleció «a consecuencia de las lesiones que se originó al caerse de un carro» y por eso se cita a sus más próximos familiares «al objeto de prestar declaración y ofrecerles el procedimiento de dicha causa». El hecho de que el carro de Juan Blanco colisionara con un camión del Ejército no es suficiente -a mi juicio- para considerarle una víctima de la represión franquista

Podría parecer fácil: Espinosa se equivoca adrede y por eso las cifras que nos ofrece no son validas. Pero no es tan fácil como a priori pueda parecer. Primero lo que tendrían hacer es revisar los listados nombre por nombre, de poco vale mencionar a Juan Blanco Platón o de los muertos en combate, que por lo visto durante los combates morían muy pocos franquistas y muchos, muchísimos rojos. Por mucho que le pese a los que niegan la matanza franquista, los historiadores han revisado sus listados. Según Espinosa: "los 6.610 casos que se daban en la columna de la muerte, corregidos errores y repeticiones y añadidos nuevos nombres aportados por los lectores se convierten en 6718". Para conseguir los listados de represaliados por el franquismo los historiadores han invertido mucho tiempo, trabajo y dinero. Un gran esfuerzo que no están dispuesto a ejercer los historiadores anti-izquierdistas, bien porque no pueden o porque saben que iba a ser un pérdida de tiempo.

Ni Salas Larrazabal, ni Martín Rubio ni ningún sociólogo -basándose en estudios demográficos- por si solos pueden darnos cifras fidedignas sobre la represión franquista, la razón es sencilla, las cifras de la represión franquista son el resultado de la investigación de una cantidad considerable de historioradores. Los investigadores neo-franquistas a lo sumo solo pueden rebatir pequeñas parte de esos listados de víctimas del franquismo.

La realidad es clara. Se registraban un mínimo de asesinatos bajo eufesmismos -muerto por la guerra, etc-. Para inscribir a sus muertos asesinados por los franquistas, en ciertos lugares los obligaban a mentir, en el registro aparecían como asesinado por los rojos, cuando la realidad era al contrario.

La dificultad que tienen los historiadores para saber la verdad de los asesinatos en retaguardia es aprovechada por los historiadores anti-izquierdistas, el artículo de Martín Rubio no es otra cosa que un refrito de varios post aparecidos en 2008, 2010 y 2011:

http://www.religionenlibertad.com/articulo_imprimir.asp?idarticulo=9446
http://desdemicampanario.blogspot.com.es/2008/09/las-vctimas-de-la-guerra-civil.html
http://desdemicampanario.blogspot.com.es/2008/09/las-prdidas-humanas-en-la-guerra-civil.html
http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=9374
http://desdemicampanario.blogspot.com.es/2008/12/finales-de-2007-las-cortes-espaolas.html
http://www.religionenlibertad.com/articulo_imprimir.asp?idarticulo=16357

No hace falta escribir nada nuevo al respecto, con volver sobre el terreno andado es suficiente. Pillamos de aquí y de allá y tenemos un nuevo trabajo, apto para ser explotado ideológicamente. Nuevo material de guerra destinado a los admiradores del 18 de julio y demás anti-izquierdistas.

Javier Rodrigo escribió en 2008 -cuando había aun mucho por investigar-: "Hasta 6.000 personas, entre ellos casi 200 sacerdotes, cayeron bajo las balas ocupantes", refiriéndose a la represión franquista en Guipuzcoa. El cura Martín Rubio argumentó -y sigue argumentando-:  "Ignoro dónde fundamenta las cifras que da para Guipúzcoa pero, desde luego superan de manera injustificada a las propuestas por el nada sospechoso Pedro Barruso, quien estima en torno a 500 las ejecuciones para la guerra y posguerra en dicha provincia. Delirante la cifra de 200 sacerdotes que se atribuyen a las balas ocupantes cuando fueron 14 los ejecutados por sentencias de tribunales militares con posterioridad a la toma de Guipúzcoa". Nosotros también ignoramos de donde salen esas cifras: Franco asesinó entre 14 y 17 curas vascos, también asesinaron curas fuera del País Vasco, pero son asesinatos más difíciles de documentar. García Márquez investiga sobre el asesinato de un sacerdote:
El historiador sevillano José María García Márquez ha intentado en un par de ocasiones, incluso a través de dos sacerdotes, acceder al expediente de un cura que fue fusilado durante el verano del 36 por Queipo de Llano sin que se sepa la fecha exacta de su muerte, "porque no está inscrito en el Registro Civil, ni se puede entrar en el archivo de la Curia para consultar su expediente". Se trata de Antonio Sáez Morón, que fue capellán del hospital de San Lázaro y miembro de la Hermandad de la Macarena, después de haber sido ayudante en la parroquia del pueblo de Herrera. "Dispongo de testimonios sobre el asesinato de este cura, que protestó ante Queipo por cómo enterraban vivos a muchos fusilados en la tapia del cementerio, pero no puedo cotejar la versión de los testigos con la documentación de su expediente. Se da la paradoja de que puedes consultar el expediente de un ferroviario, de un funcionario, de un maestro, pero no el de un cura" público.es
6.000 personas fueron asesinadas según Javier Rodrigo en Guipuzcoa, una exageración a todas luces, pero para nada cambia el cómputo total de las víctimas de la represión franquista. Francisco Espinosa en Violencia roja y azul nos da un total de 130.199 asesinatos en la retaguardia franquista. según nos informa Espinosa, en el País Vasco se realizaron 1.900 asesinatos por las tropas franquistas (en números redondos: 400 víctimas en Álava, 500 en Guipuzcoa y 900 Vizcaya).

Me llama poderosamente la atención de una cita  del diputado comunista Antonio Mije en un mitin que tuvo lugar en Badajoz en mayo de 1936, y que aparece continuamente, en los libros, prólogos y artículos del Martín Rubio.
Yo supongo que el corazón de la burguesía de Badajoz no palpitará normalmente desde esta mañana al ver cómo desfilan por las calles con el puño en alto las milicias uniformadas; al ver cómo desfilaban esta mañana millares y millares de jóvenes obreros y campesinos, que son los hombres del futuro Ejército Rojo [...]. Este acto es una demostración de fuerza, es una demostración de energía, es una demostración de disciplina de las masas obreras y campesinas encuadradas en los partidos marxistas, que se preparan para muy pronto terminar con esa gente que todavía sigue en España dominando de forma cruel y explotadora.
 http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=4226&mes=9&ano=2010
http://www.religionenlibertad.com/articulo_imprimir.asp?idarticulo=16351
http://www.libertaddigital.com/opinion/historia/la-matanza-de-badajoz-1276237639.html
http://www.diarioya.es/content/hallan-restos-humanos-en-una-de-las-m%C3%A1s-grandes-fosas-de-1936
http://www.diarioya.es/content/las-p%C3%A9rdidas-humanas-en-la-guerra-civil-un-falso-debate
http://www.generalisimofranco.com/opinion01/020.htm
http://www.revistalarazonhistorica.com/5-6/ (en estos enlaces Martín Rubio cita el mismo discurso de Antonio Mije)

Las guerras son terribles y la represión indiscriminada las hacen aun más deleznables si cabe. Manuel Castro dejó un relato escalofriante reproducido en R. Fraiser, Recuérdalo tú y recuérdalo a otros:
A empujones unos hombres a un cura calle abajo. El cura llevaba un ronzal en el cuello y los hombres lo insultaban mientras le obligaban a caminar. Al cabo de unos minutos se oyó un disparo. Uno de los hombres había disparado su escopeta de caza en la cara del sacerdote, dejándole ciego. Se lo llevaron a San Francisco (un convento) donde volvieron a pegarle un tiro y luego lo quemaron (...). En los primeros días de lucha los jornaleros mataron a una docena de ricos en la ciudad.
Historias para no dormir de este tipo las hay a miles: tantas como asesinatos, pero mientras Queipo de Llano desde las ondas llamaba al asesinato y a la violación, Indalecio Prieto desde las páginas de El Socialista en agosto del 36 llamaba a la cordura y a la piedad: "NO IMITÉIS ESA CONDUCTA, OS LO RUEGO, OS LO SUPLICO. ANTE LA CRUELDAD AJENA, LA PIEDAD VUESTRA; (...) ANTE LOS EXCESOS DEL ENEMIGO, VUESTRA BENEVOLENCIA GENEROSA".

Para el que tenga tiempo os dejo un vídeo sobre la represión franquista en Fuentes de Andalucía, allí no hubo ni guerra ni asesinatos de rojos, solo violencia fascista. Nos gustaría saber la opinión de los historiadores equidistantes y de los neo-franquistas. Contamos con la presencia de Francisco Espinosa y José María García Márquez. Dos expertos en la represión fascista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aviso Legal
Este blog no se hace responsable de las informaciones y estudios que no sean veraces y que aparezcan en estas páginas. Intentamos verificar todo lo publicado para no faltar a la verdad. Esa es la línea que rige este blog, sabemos que nuestro esfuerzo puede no ser eficaz al 100 por 100, por eso en este blog está desabilitada la censura en los comentarios, para que puedan advertirnos de nuestro errores..

Debido a nuestra política de total libertad de expresión, no nos hacemos responsable de las posibles infracciones que puedan cometer nuestros colaboradores y participantes al dejarnos sus opiniones y sus artículos.

Los responsables del Blog Badajoz y la guerra (in) civil podrá estar de acuerdo o no con las opiniones de los colaboradores y de los participantes, debido a esto no se hace responsable de los perjuicios que puedan derivarse de los textos aquí reproducidos y de los comentarios de los usuarios.

Este blog es totalmente privado no dependemos de nadie y jamás no ha movido el ánimo de lucro, por favor se coherente con tus comentarios. Aquí no se ejerce la censura.