viernes, 17 de febrero de 2017

Felipe González y Bertín Osborne, juntos y revueltos


Ayer compartíamos con nuestros amables lectores una fotografía donde aparecían en el mismo plano Aznar y Felipe González. Habían acudido juntos a una reunión (organizada por un bufete de abogados) para clamar por los DDHH en Venezuela. El "extremista" político, Leopoldo López, fue encarcelado (el Supremo venezolano recientemente ha ratificado la condena de 14 de años de cárcel para Leopoldo López) y según parece ser, ha sido una condena injusta. Nosotros a tantos kilómetros, y no siendo juristas, no podríamos opinar sobre la legitimidad del Tribunal Supremo venezolano, así que no haremos comentarios al respecto. lo que sí hemos constado, por la información ofrecida en Internet, es que el sr. Leopoldo López no es ninguna hermanita de la caridad.

Hoy compartimos otra instántanea del evento, donde podemos observar a Félipe González junto a Bertín Osborne. Esta fotografía, sí cabe, a sentado peor en las filas (militancia o simpatizantes) del PSOE que la que compartíamos ayer: pertenezco a un grupo del FaceBook del PSOE pacense, y los miembros están abandonando el grupo en masa.

Está muy bien que el exsocialista,.., perdón; que el expresidente Felipe González, clame por los DDHH en Venezuela, pero ya puestos, cuando le vendió su  ‘casa’ de Tánger a la familia real de Arabia Saudí, también podría haber pedido respeto por los DDHH a los sátrapas saudies. Les podría haber pedido, por ejemplo, que dejen de cortar cabezas y de colgar a los reos de las grúas.

Y ya de paso, nos podría explicar el expresidente sus contactos en el pasado con la dictadura Argentina. Según hemos leído en Público.es: "El gobierno que encabezó el socialista sevillano intercambió apoyos con la dictadura argentina en distintos organismos internacionales". Del GAL, si eso, lo dejamos para otro día.

En fin, o la hipocresía de ciertas personas raya en lo absurdo, o es que evidentemente, los derechos humanos les importan un pepino.

Posdata: Aznar, Botella, Bertín, Rivera, están en su salsa, pero el empecinamiento de Felipe González de alinearse con la oligarquía latinoamericana está avergonzando a propios y a extraños.

jueves, 16 de febrero de 2017

Aznar y Felipe González juntos y revueltos


Hoy jueves se ha celebrado un acto en honor de los políticos presos en Venezuela acusados y condenados por graves delitos. Los expresidentes Aznar y González, han acudido juntos para mostrar su apoyo con los políticos condenados por la justicia venezolana. En tal acto también se encontraban caras muy conocidas como: Albert Rivera, Ana Botella, Gallardón, Cayetana Álvarez de Toledo y Bertín Osborne; lo más granado de la derechona española.

Mientras otro expresidente, Zapatero, está intentando mediar desde la más absoluta neutralidad, Aznar y González están contribuyendo a remover el avispero. Le damos la razón a Iglesias que ha comentado que Aznar y González "están echando más leña al fuego".

La situación para los venezolanos más pobres es bastante problemática. La inestabilidad de la economía se podría tildar como de guerra civil. Un Kg. de arroz según la prensa española podría alcanzar los ¡352 euros! (3.750 bs), un precio que a todas luces, por su desorbitada cuantía, hace pensar que la inflación en Venezuela está manipulada.

El salario mínimo en Venezuela es de  104.358 bs, según informes de  Cendas-FVM, la Canasta Familiar Básica, se sitúa, a día de hoy, en 743.596 bolívares. Es decir, más de siete veces lo que ingresaría un trabajador con el salario mínimo. No es de extrañar. Sí un kilo de arroz cuesta una cifra insultante, es normal que llenar la cesta de la compra sea complicado.

Hemos buscado otro tipo de ejemplo económico, y el resultado es distinto. Sí miramos lo que cuesta el alquiler de una vivienda en  Caracas el resultado difiere bastante al compararlo con el coste de la cesta de la compra.

Como en todas las capitales del mundo, en Caracas podemos encontrarnos con alquileres millonarios en lugares de lujo, no obstante si buscamos bien, podemos encontrar precios totalmente asequibles para el bolsillo de un trabajador que cobre el salario mínimo. En una web de alquileres encontramos un apartamento por 50.000 bs, la mitad del salario mínimo ( 104.358); evidentemente, algo no encaja.

Felipe González se ha alineado con la derecha más rancia (Albert Rivera es más de lo mismo por mucho que se quiera disfrazar) para pedir que liberen a Leopoldo López. Ya verán ustedes lo mucho que le importará a Nicolas Maduro, que un puñado de gente de derechas se hayan reunido en España para pedir la libertad de un político preso en Venezuela. A caso lo que lograrán es que Maduro llegue a pensar que  la extremaderecha europea se ha confabulado con la extremaderecha venezolana.

miércoles, 15 de febrero de 2017

Payne y la hiperlegitimidad de la izquierda



En el diario liberal-conservador (autodefinición que se ha regalado la derechona de toda la vida), Libertad Digital, entrevistaron al historiador de cabecera (desaparecido Moa y Vidal) de la derecha española y de los socialdemócratas de la "equidistancia", Stanley G. Payne. Ilustre hispanista que en los últimos tiempos -siendo benévolos en la reflexión- parece haberse radicalizado.


Una de las preguntas que le realizaron fue que como se habían tomado en EEUU las "izquierdas" antiTrump la victoria del hipermillonario: en EEUU impera el bipartidismo dominado por dos partidos de derechas; uno más moderado (demócratas), y otro más redicalizado (republicanos). El partido demócrata siendo de derechas se situaría a la izquierda del partido demócrata, no obstante, a Obama no se le puede colgar el cartelito de socialdemócrata, ni de lejos. Payne contestó: "... En EEUU como en España, la izquierda tiene un cierto sentido de su hiperlegitimidad; que no puede perder nunca...". Para Payne, la "izquierda" de EEUU (entrecomillamos porque nos cuesta hablar de izquierda en EEUU) es antiTrump, porque es alguien que viene a la política desde "fuera", es decir, no es un "político normal". Que Donal Trump se parezca más a un fascista de los años 30, ó a un dictador autoritario de toda la vida que a un político demócrata del siglo XXI, parece que para Payne, este es un detalle sin importancia. Que Trump haya realizado declaraciones racistas y machistas, parece que para Payne también carece de relevancia. Que Trump haya polarizado los EEUU, y que haya conseguido reactivar el racismo en un país de por sí racista, donde la inmigración es muy pronunciada, debe de ser un detalle sin importancia para el anciano hispanista.

Esta es la maravillosa democracia de los EEUU -democracia que tanto le gusta a García-Trevijano- donde un racista declarado atiborrado de millones de dólares puede ser nombrado presidente. Solo es cuestión de pasta y de un discurso neofascista. Decir que Trump es populista es demasiado poco.

Payne no se ha dado cuenta de que tanto la derecha como la izquierda en España tienen ese sentido de hiperlegitimidad, tan solo hay que leer ese panfleto digital donde le han entrevistado. Tan solo tiene que acordarse de los atentados terroristas del 11M, cuando esa derecha despechada le atribuyeron los atentados; primero a Zapatero, y después a las "cloacas" del Estado. Desde El Mundo agitaron la conspiranoia hasta el delirio.

Entendemos las manifestaciones antiTrump en los EEUU. El nuevo presidente norteamericano es un personaje que ha caído muy bien entre el neofascismo Europeo, y es un personaje más peligroso de lo que pueda parecer. De momento se ha empeñado en cumplir con sus promesas electorales más xenófobas.

Volviendo a Payne, ¿podemos considerar al viejo hispanista como historiador "militante"?