La guerra de las encuestas

El ABC durante la II República fue un periódico jodidamente monárquico y antirepublicano hasta la médula. Fue un diario que apoyó y participó en el golpe de Estado fascista del 36; y que, durante toda la dictadura, aduló de sobremanera el franquismo y que apoyó en el tardo franquismo a Pinochet. Tampoco es que tuvieran reparos en exaltar a Hitler. En fin, un pasado asqueroso y más que nauseabundo. Tan solo por eso deberían haberse cambiado de nombre durante la transición española.

No lo hizo puesto que en España se podía pasar de fascista a demócrata sin el menor esfuerzo ni compromiso. algo vergonzoso, y que por mucho que se empeñen los aduladores de la "mirífica" transición, este proceso fue una gran estafa. Al menos tal y como nos la quieren vender los Santo Juliá y todo el séquito que defiende a capa y espada el Régiment del 78.

Pero no nos engañemos, poco se hubieran podido cambiar las cosas, porque el franquismo no fue derrotado. Franco se murió en la cama, sí -como Fidel Castro- pero no así el franquismo, o digamos las estructuras franquistas que mantuvieron la dictadura durante 40 años: el poder judicial, el económico, y algo muy importante, el Ejército vencedor del 18 de julio. Es lógico que poco se podría hacer en esas circunstancias. Quién pudo hacer algo, y esto no se puede rebatir, fue Felipe González, alias Isidoro, con sus aplastantes mayorías absolutas. No hizo absolutamente nada.


Nos hemos desviado un poco del tema. He comenzado hablando de el ABC, un diario que por decoro democrático debiera de haberse refundado y cambiarse el nombre. No estuvieron por la labor, la jeta que tuvieron fue acojonante. Llamarle franquista o fascista al ABC hoy sería complicado, pero que es un diario tremendamente conservador nadie lo puede dudar. Por eso fiarse de las encuestas de este panfletucho con nombre facha es muy osado.

Es obvio que todos los periódicos van aprovechar la situación política para aumentar el número de lectores, y de todos es sabido que los periódicos de todo el mundo -no solo pasa en España- aprovechan su influencia para lobotomizar el cerebro de sus lectores a favor de su línea editorial.

La última encuesta del ABC es clara prueba de lo que quereremos demostrar:






Las encuestas anteriores siempre dejaban a Podemos en último lugar, C's en primera posición, por detrás PP y tercero PSOE. Ciudadanos después de la moción de censura pasa a tercera posición y el primer lugar para el PSOE. A Unidos Podemos le auguran 34 escaños la mitad de lo conseguido en las últimas elecciones. Los antipodemos repiran aliviados

Pero esto solo es la encuesta ofrecida por un diario que nos inspira muy poca confianza. Veamos que dice la progresía:




Las posiciones son las mismas, pero, y aquí hay una gran pero, los escaños que obtienen Unidos Podemos más confluencias varían y bastante. Para el ABC Los seguidores de Iglesias se quedarían con 34 escaños y para eldiario.es, Podemos más confluencias logran 54 escaños. Una diferencia muy considerable. ¿Quén tiene razón? ¿Los dos? ¿Ninguno?


Escriben en el diario.es que...

Unidos Podemos se queda en la cuarta posición con el 17,4% de los votos, según el sondeo (obtendría entre 50 y 54 escaños). La formación liderada por Pablo Iglesias sube medio punto en intención de voto con respecto al mes anterior. Perdería entre 17 y 21 escaños si la comparación se hace con respecto a las últimas elecciones generales....

Es obvio que no son buenos resultados para el podemismo pero no tan malos, malísimos como apuntan en ABC. Los antipodemos respiran tranquilos pero que no se descuiden porque los "morados" están a poco más de 3 puntos de Ciudadanos, y estos mismos están a 3 puntos del PP, y de todos es sabido que las encuestas en las últimas elecciones fallan más que las escopetas de la feria.

Las encuestas que publican tanto panfleto con olor a naftalina tan solo valen pare decir: "mira lo que ha hecho la guarra de tu hija". Dejad de tocarnos las pelotas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Dejad a la Historia en paz; ¡malditos! Pedro Sánchez no es el nieto de Antonio Castejón

El dinero importa porque es necesario

Naturalmente que los hemos fusilado