Juan E Pflüger no sabe lo que es un bastardo





Tan solo bastaría con que Pflüger se mirara a un espejo para encontranse con un verdadero bastardo. Es mentira que Luis García montero defendiera a la asesina Ana Julia, sino más bien al contrario. Tan solo hay que leer el artículo que escribió, que en efecto, se titulaba "Todos somos Ana Julia", pero en el aspecto más criminal. Y todos somos Ana Julia, porque según se preguntaba Luis García Montero:
...Un niño sufre una desgracia y los medios de comunicación lanzan a todos sus profesionales para sacar tajada de la muerte buscando audiencias. Los políticos se lanzan a presidir funerales, justificar estrategias mezquinas, defender las cadenas perpetuas y pedir votos. La gente se lanza a gritar "vivan las cadenas perpetuas", viva la pena de muerte, vamos todos a la catedral para salir en la televisión durante el funeral.

Y uno se pregunta: ¿por qué los medios no convierten en espectáculo la muerte diaria de las personas sin hogar en el invierno de nuestras ciudades? ¿Por qué los medios y los políticos no convierten en escándalo el suceso diario de miles de personas que se ahogan en nuestros mares y se hunden en nuestras fronteras por culpa de nuestras leyes? ¿Por qué no se llenan las calles para gritar de forma desesperada contra la muerte masiva de niños que saltan por el aire en Siria o Palestina por culpa de las bombas salidas de nuestras fábricas? ¿Y los 3 millones de niños que mueren al año por desnutrición? ¿Todos somos Gabriel? No, somos más bien Ana Julia Quezada...

Creo que está bien claro y que no hay que ser ningún erudito para entender lo que quiere explicar Luis García Montero. A no ser, claro está, que lo que se pretenda es manipular, entonces el asunto es todavía más espinoso: a un ignorante podemos perdonarlo pero a un mezquino debemos repudiarlo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Dejad a la Historia en paz; ¡malditos! Pedro Sánchez no es el nieto de Antonio Castejón

El dinero importa porque es necesario

Naturalmente que los hemos fusilado