La extrema izquierda me ataca


A propósito de la entrada anterior, ayer noche tuve un encendido debate con un militante de IU que ahora se nos ha pasado a Podemos -le alabamos el gusto-; es decir, un militante de lo que hoy los "moderados constitucionalistas" lo denominarían como extrema izquierda (cualquier cosa hoy es extrema izquierda. ¡Si Stalin levantara la cabeza!). Antes me he referido a los adictos al Régimen del 78 como moderados y constitucionalistas, pero de moderado a veces tienen poco y solo son constitucionalistas de boquilla o cuando les conviene. En fin, continuemos. el debate que mantuve anoche con el "podemita" versaba sobre mi supuesta defensa de la derecha catalana independentistas -Puigdemon y cia.-.

Me sorprendió la conclusión del "podemita", ¿porqué decía que yo soy partidario del PdeCat?, por lo visto por la entrada anterior en donde afirmo que "Usar la Ley 19/2007, de 11 de julio, contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte, para requisar camisetas amarillas pidiendo la libertad de alguien o pidiendo la "libertad" de Cataluña, es sumamente reaccionario y prácticamente liberticida". Para el "podemita" esto era prueba clara que estaba defendiendo a la derecha catalana independentista y a Puigdemont. Hay que ser mameluco y totalmente sectario (espero que me esté leyendo). ¿Y porqué no estoy defendiendo ERC (Oriol Junqueras) y a Anna Grabiel (CUP). Y es que de donde no hay no se puede sacar.

Pero no, ni defiendo a los independentistas ni a la derecha ni leches. En todo caso coincido más con ciertos planteamientos sociales de la CUP y ERC, lo que no comparto es su política independentista, pero si defiendo el Estado de Derecho, y la Constitución. Como defiendo el Estado de derecho, reclamo la libertad de los presos políticos catalanes denunciando y proclamando que en España la justicia está claramente politizada; como defiendo la Constitución, es justo decir que a día de hoy y con la Constitución del Régimen de 78 en la mano es imposible proclamar la independencia de ninguna autonomía. También es justo decir que están en su pleno derecho de tratar de crear un Estado independiente, cosa harto difícil debido a su inferioridad numérica dentro del Estado Español. Solo cambiando la Constitución del 78 se lograría ese objetivo. Haría falta un referéndum a nivel nacional que perderían por goleada. Difícil el asunto independentista pues.

La Ley 19/2007 -Ley "zapateriana"- para erradicar la violencia en el deporte no dice nada de símbolos políticos dentro de los estadios de fútbol, Por ejemplo, en Italia se redactó un Decreto para tal fin. Según El Mundo:
El decreto prohibe las bengalas y clasifica como violencia los enfrentamientos físicos, las manifestaciones que atenten contra el orden público y la exhibición de banderas, pancartas o proclamas políticas que no tengan que ver con el deporte. Y para su cumplimiento, obliga a los clubes a pagar del 1% al 3% de sus ingresos en taquilla para sufragar los gastos derivados del empleo de agentes extraordinarios y policías que deben acompañar a los Tifosi.

En España, o cambiamos la Ley, o dejamos de comportarnos más propiamente como lo harían durante el franquismo. ¿Qué prohibe la Ley "zapateriana"?:
 ...Introducir, exhibir o elaborar pancartas, banderas, símbolos u otras señales con mensajes que inciten a la violencia o en cuya virtud una persona o grupo de ellas sea amenazada, insultada o vejada por razón de su origen racial o étnico, su religión o convicciones, su discapacidad, edad, sexo o la orientación sexual. 
En España no se habla de "proclamas políticas" como en Italia o el Reino Unido, y si pedir la independencia catalana o libertad para los presos políticos incita a la violencia, a quienes hay que expulsar de los estadios deportivos es a los nacionalista ESPAÑOLES. ¡Qué sencillo!

Mi amigo "podemita", que coincide conmigo en liberar a los presos políticos catalanes, se equivoca conmigo, yo no defiendo a la derecha catalana -pero que estupidez es esta- en todo caso a la izquierda. Los independentistas catalanes es obvio que estaban vulnerando la Constitución al querer proclamar la independencia del Régimen del 78, pero que ellos se comporten de forma torticera con la Ley -lo mismo que hacía Franco- no debiera de legitimar las acciones irresponsables de ciertos elementos que debieran ser garantes del Estado de Derecho (me estoy acordando de algún juez que otro y de algunos dirigentes políticos del espectro conservador).

El sociólogo Ignacio Sánchez Cuenca en más de una ocasión se ha mostrado crítico con las acciones independentistas en Cataluña, a nadie se le ocurriría el acusarle de defender a la derecha independentista (solo a alguien algo desinformado). El sociólogo hace unos días publicó un artículo en CTXT contestando a otro artículo publicado en el panfleto derechista El País, por Santos Julia, Doblegar al Estado, donde defiende que en Cataluña hubo un Golpe de Estado y lo compara con Tejero, Miguel Primo de Rivera y Sanjurjo ¡Juliá se nos ha vuelto loco!. Ignacio Sánchez Cuenca contesta muy oportunamente y en nuestra opinión acierta de Pleno:
...Intentaron realmente las autoridades catalanas dar un golpe de Estado? ¿Fue un “pronunciamiento civil”? Un golpe de Estado supone siempre el ejercicio de la violencia o la amenaza de esta. La violencia es un elemento esencial de todo golpe de Estado. Así se reconoce en las definiciones habituales de los diccionarios y también en la literatura académica sobre golpes de Estado. Los “rebeldes” o bien ejercen la violencia o bien amenazan con usarla. En la historia hay numerosos casos de golpes incruentos en los que las autoridades legítimas abandonan el poder de forma pacífica porque saben que, de lo contrario, sufrirán violencia de manos de los golpistas. La violencia, pues, desempeña un papel crucial, es el medio coactivo mediante el cual los golpistas tratan de hacerse con el poder.

El movimiento independentista catalán no ha sido violento ni se ha basado en una amenaza de violencia. Se podrán mencionar casos puntuales de violencia en algunas movilizaciones populares, pero la violencia no ha formado parte de la estrategia política de las autoridades catalanas. Si no hubo violencia, no pudo haber alzamiento, ni pronunciamiento, ni golpe. Utilizar estas categorías para entender la crisis catalana carece de rigor. Y, lo que es peor aún, nos condena a resolver el problema a través de la justicia penal, pues nada cabe negociar ni pactar políticamente con quienes participan en un intento de golpe. La defensa de la tesis del golpe de Estado o pronunciamiento legitima las acusaciones atrabiliarias de la Fiscalía y del Tribunal Supremo sobre la rebelión, que tanta extrañeza provocan entre analistas y periodistas fuera de España.

Afirmar que el proceso catalán ha sido violento es situarse en contra de la realidad. Sólo es posible percibir así los hechos utilizando unas gruesas lentes ideológicas que nos devuelven una imagen deformada de lo sucedido. Son las lentes de un nacionalismo español intolerante que parecía superado. Fuente original completa...

Comentarios

  1. Es obvio que estoy siendo tremendamente irónico con el titular, ni IU ni Podemos es la extrema izquierda.

    ResponderEliminar
  2. Lo que lleva el de la foto es un cinturón de explosivos (pulsador en mano izquierda)...o es una faja abdominal para no herniarse...?
    Es chunga...Buen finde...., buen Puente quien lo haga.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Aviso Legal
Este blog no se hace responsable de las informaciones y estudios que no sean veraces y que aparezcan en estas páginas. Intentamos verificar todo lo publicado para no faltar a la verdad. Esa es la línea que rige este blog, sabemos que nuestro esfuerzo puede no ser eficaz al 100 por 100, por eso en este blog está desabilitada la censura en los comentarios, para que puedan advertirnos de nuestro errores..

Debido a nuestra política de total libertad de expresión, no nos hacemos responsable de las posibles infracciones que puedan cometer nuestros colaboradores y participantes al dejarnos sus opiniones y sus artículos.

Los responsables del Blog Badajoz y la guerra (in) civil podrá estar de acuerdo o no con las opiniones de los colaboradores y de los participantes, debido a esto no se hace responsable de los perjuicios que puedan derivarse de los textos aquí reproducidos y de los comentarios de los usuarios.

Este blog es totalmente privado no dependemos de nadie y jamás no ha movido el ánimo de lucro, por favor se coherente con tus comentarios. Aquí no se ejerce la censura.

Entradas populares de este blog

Dejad a la Historia en paz; ¡malditos! Pedro Sánchez no es el nieto de Antonio Castejón

El dinero importa porque es necesario

Naturalmente que los hemos fusilado