miércoles, 29 de agosto de 2012

UN ESTADO TOTALITARIO ARMONIZARÁ...



Lo cierto es que el estudio del franquismo está llevando a un verdadero estado de guerra en busca de la verdad. Historiadores de todo pelaje están inmersos en este inmenso debate. Los hay que a pesar de declararse antifranquistas o liberales escriben libros presentando a una República nada más y nada menos que demoníaca, con una izquierda que lo único que buscaba era la Guerra Civil. También tenemos a los de toda la vida. Los neo, pro franquistas que no disimulan nada su admiración por el Caudillo y su régimen, también tenemos a los antifranquistas que llevan años intentando aclarar lo que el franquismo quiso ocultar.

Desde que el PP llegó al gobierno allá por el 1996 salió una nueva corriente revisionista liderados por Pío Moa Rodriguez o César Vidal. Os dejo un programa de radio donde Julio Aróstegui habla de los revisionistas y
de su ascenso con la llegada del PP a la Moncloa


Sobre sí el Régimen fue o no una dictadura totalitaria o autoritaria, creo que el caudillo/generalísimo tenía muy claro el tipo de gobierno que quería conseguir,  a no ser de que fuera tonto, y no supiera lo que era un estado totalitario, que todo es posible.  Javier Rodrigo en un excelente estudio (Hasta la raíz) tacha al Gobierno de Franco de autoritario con aspiraciones totalitarias. Luis Suárez biógrafo de Franco y presidente de la Hermandad de los Caídos dice que "Montó un régimen autoritario, pero no totalitario, ya que las fuerzas políticas que le apoyaban, Falange, Tradicionalismo y Derecha quedaron unificadas en un Movimiento y sometidas al Estado". 

Veamos que dice el diccionario sobre el totalitarismo


totalitarismo.

1. m. Régimen político que ejerce fuerte intervención en todos los órdenes de la vida nacional, concentrando la totalidad de los poderes estatales en manos de un grupo o partido que no permite la actuación de otros partidos.



Esta definición vale perfectamente para el régimen de Franco, Mussolini, Hitler o Estalin. Los poderes estatales están concentrados en un partido o en manos de unos pocos. Además, Franco era el jefe del Partido Único y Jefe de Estado, por lo tanto, también podemos considerar que el Partido controlaba al Estado y viceversa. Me temo que Franco era más totalitario de lo que a priori pueda parecer.




Así quiero ser (El niño del nuevo Estado), editado en Burgos en 1940 por Hijos de Santiago Rodríguez y que puede descargarse aquí, incluye un capítulo que no ha debido leer el señor Suárez en el que resume las bondades del “Estado totalitario” y que reproducimos a continuación.

EL ESTADO TOTALITARIO
Si a los ciudadanos de un Estado se les consiente que cada uno piense en política como quiera y obre según piense, en lugar de un pueblo organizado, tendremos un caos social.

Un carpintero podrá hacer una mesa como quiera; pero si ha de hacerla bien, tendrá que someterse a una norma, a un criterio, a un conjunto de principios y reglas propias de la buena artesanía. Y si se sale de estas reglas hará la mesa, pero la hará mal.

Para ser buen ciudadano es preciso someterse a las normas que establece el Estado.

Un Estado es totalitario cuando en él sólo manda uno y cuando la voluntad de todos los ciudadanos es una: entregarse a su servicio.

El ideal del Estado totalitario reside en que este no tenga necesidad de imponer su autoridad por la fuerza, sino en que todos los ciudadanos estén convencidos de que entregándose a su servicio contribuyen a la unidad y armonía nacionales.

Tanto más perfecto es un Estado cuanto más identificados están los ciudadanos con el Jefe supremo y único que los conduce.

España es un Estado totalitario: un solo Jefe, un sólo mando, una sola obediencia. Antes España era un caos, una anarquía. Hoy es un Estado ordenado, disciplinado y ejemplar.

Mi voluntad es pequeña, insignificante pero unida a otra y otra, y a otros millones como la mía, forman la voluntad de un pueblo que no quiere divisiones, ni grupitos, ni oligarquías. Quiere un Estado totalitario y fuerte.

Todos a servicio del Estado. Y luego el Estado al servicio de todos.